jueves, septiembre 23, 2004

Al no encontrar razón para la espera...

He pensado mucho en lo que te diría si al fin te tuviera enfrente.
Te diría (y te digo):
Lo siento, no soy la que tú buscas.

2 comentarios:

Fusnes H. dijo...

Sí, sí, el problema es cuando te responden: "Eso no es problema, yo no te buscaba, pero te encontre"...
Obviamente en referencia al rayuelazo ese de Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos

Andrómeda dijo...

¡Ja!






¿Drama?
Sí, mucho drama.