lunes, noviembre 22, 2004

Úuuuuuuu Úuuuuuu Úuuuuuu

- Como ulula el viento en un poema de Pessoa -

Voy a escribir aquí todo lo que no puedo llorar.

Úuuuuuuuu Úuuuuuuuu Úuuuuuuuuuu

Hay un post que pudo más que todas las palabras que he escuchado últimamente. Qué frágil soy, qué asco.

Borra esto, borra esto / Grrr, cállense, pinches voces, no se metan / ¡Bórralo, bórralo!

Úuuuuuu Úuuuuuu Úuuuuuu



*Perdón, Cha, te debo el post prometido para satisfacer tu infinito amor propio. Dame tiempo, tiempo, tiempo, tiempo, zzzzzzzzzzzZZZZzzzzzzzZZZZzzzzzzzzz*

11 comentarios:

Makaer dijo...

No llores solo recuerda que para que puedas renunciar a la beca que ostentas tienes que regresar todo lo que te han dado (el dinero)… y yo creo que ya te lo gastaste.
Que aunque no ha de ser mucho si duele el codo el quitarse un peso de encima, un remedio para evitar el llanto seria matar a tu jefe, por ese nadie lloraría.

Makaer dijo...

No llores solo recuerda que para que puedas renunciar a la beca que ostentas tienes que regresar todo lo que te han dado (el dinero)… y yo creo que ya te lo gastaste.
Que aunque no ha de ser mucho si duele el codo el quitarse un peso de encima, un remedio para evitar el llanto seria matar a tu jefe, por ese nadie lloraría.

Makaer dijo...

Otra cosa, como demonios haces para poner todo eso que pones a los lados? se que sufriste para conseguir eso pero dime...

Abominable Mario Flores dijo...

No sé de qué hablas, pero VALOR. Escucha la rola esa de Fobia de que "No todo está perdido, no todo está tan mal..." Funciona maravillas.

Sí, sí! ¿Cómo le hiciste para poner lo de la derecha?
Elegancia.
Distinción.
Quiero tener eso en mi blog!

Andrómeda dijo...

¿Yo? ¿Yo? ¿Es a mí? ¿En serio me están preguntando cómo se maneja este asunto tan tecnológico del blog? Acabo de pagarle $300 a alguien por hacerme un trabajo que después de 3 días de intentos yo no logré hacer -las computadoras y yo nomás no nos hallamos-. ¡Me siento tan feliz de que alguien venga a consultarme a mí cómo se hace algo de estos aparatitos del diablo! En serio, ya no sé qué hacer con tanta felicidad.
De puro gusto les voy a poner un post con la explicación. Ahí va...

Alguien dijo...

lloras igual que los eucaliptos de mi escuela en marzo.
quiero saber cuál post te hizo llorar. soy chismosa o morbosa.
siento no haber sido de ayuda con el pagemaker, le hubieras preguntado al abominable hombre de las flores, él tambien el rotulista.

y ¿a qué horas te conectaste que ni me enteré? me metí a a tu blog cuando recién llegué y no estaba esto, y ahora ya está. no supe a qué hora anduviste acá por casita.

Waria dijo...

**Pues yo sigo esperando el homenaje a "mi hombre", x´cierto.. cómo vas con tus múltiples ocupaciones? espero ya sean menos. Hoy recibí una llamada de . . (mejor conocido como "Che" /jajajajajajajajaja/) si yo te contara lo q´me dijo... ahora sí se le subió el ego ¿?
Espera prontas noticias mías.

Plaqueta dijo...

¿Eso de que te cobran si renuncias a tu beca es en serio, o es una metáfora? ¿Qué clase de beca satánica es?

Andrómeda dijo...

No, no me cobran si renuncio a la beca, pero, sí, sí es una beca satánica. Es de la clase de becas satánicas de universidad pública en las que te dicen "Mira, niña estudiante sin mucho tiempo disponible, entiende que nadie te va a querer para un trabajo serio en este momento de tu vida, pero yo, como buena alma mater cándida y cariñosa que soy, te permito que trabajes en uno de mis centros universitarios, y para que veas que además de todo soy bien generosa te voy a dar dinero por aceptarte como mi trabajadora. Ámame por siempre." Pinche universidad, me da tres pesos y me trae de su gata escribiendo notas de que si los economistas de Jalisco están bien angustiados porque ya subió el precio del frijol. Grrrr. No puedo renunciar porque me desprestigio. No fuera siendo que un día me quieran contratar con un sueldo millonario y digan "no, fue la desertora que nos renunció a la beca, mejor no", no fuera siendo.

Aurora Boreal dijo...

Hubiera querido ilustrar mi presente comentario con un certero dicho o refrán para que no se notará tanto mi arrepentimiento, pero no recuerdo ninguno... es tanta mi angustia.
Sí, yo sabía que era una beca satánica. Sí, yo sé cuánto se sufre, pero nunca de los nuncas lo hice con la intención de matar el ingenio o la ilusión de nuestra querida anfitriona...

¡Qué me quemen! (Pero viva no, por favor)

Ya me reivinidicaré con usted.

Andrómeda dijo...

No te agobies, Aurora, no te agobies. Ahora comprendo tu desesperación de querer salir y conseguir un sustituto a la brevedad posible, pienso que yo haré lo mismo pronto.