domingo, diciembre 26, 2004

De las otras vidas

Decidido: en mi otra vida quiero ser domingo.

Nada más.

Porque los domingos son callados, quietos, solitarios.

Los domingos las personas van a la iglesia, se vuelven piadosas.

Los domingos todo está bien.

Los domingos son callados, quietos, solitarios (y aburridos), como yo.

En mi otra vida quiero ser domingo.

11 comentarios:

Malakatonche dijo...

Es bonito eso de querer ser un día, a pesar de que no se disfruta del todo por ser el último día de descanso, aún cuando metafóricamente, es eterno. Si tivera la opción, yo sería Sábado.

Cuando tenía 4 años, yo quería ser superhéroe (con una convicción vocacional que bueh, no sé porqué no terminé en el manicomio de la castañeda, las irregularidades de la vida Nell).

Anónimo dijo...

no sé... a mí me hubiera gustado más ser miércoles o sábado... el domingo me mata el aburrimiento (por lo menos hasta ahora).
así es mi estimadísima andrómeda... vivo en puebla y qué chula es puebla (en algunos lugares, en otros está muy fea)
saludos!
-conejo-

es mi nombre Berenice dijo...

Una calurosa madrugada.

Abominable Mario Flores dijo...

Ser Domingo significaría estar siempre en peligro, vivir eternamente en el borde de ser... un Lunes. Un Lunes en gestación.

Y creo que Garfield ya ha dicho todo lo que necesita ser dicho acerca de esos terribles días.

Dicho eso, yo de pequeño quería ser arqueólogo. Ahora sólo quiero dejar de fumar.

Chrontázar dijo...

Y pues eso de ser un día mientras más aburrido, mejor: se puede uno hacer una pija o salir a ver cosas en la calle que le despierten a uno a imaginación (aunque otras no tanto)o al menos las ganas de tomarse una chela. Pero creo que perdemos el punto y se trate sólamente de ser lo más inaceptables del planeta: algo aburrido. Hoy día todo es divertido, agradable incluso hasta vivible; pero no vaya uno a poner su cara de aburrimiento porque se le cae encima una ronda de "qué tienes?", "pinche agruroso", "no mames, venimos a pasarla chido" o "quita esa pinche jeta" y esas cosas que uno con su sana amargura ignora tan bien, pero prefiere, para bienestar de propios y extraños, finguir amor y dulzura, sólo para que dejen de estar chingando (muchas veces, otras, la neta, nos la tragamos tan pronto que ni siquiera lo notamos). A fin de cuentas, prefiero ser un domingo cualquiera que un "Friday I'm in love" (aunque ame la canción)...

VilCapote dijo...

Hola, me gusta mucho el nombre de este blog.
Saludos, yo quiero ser viernes en la noche.

Sabina dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Andrómeda dijo...

A callar, Saturnia, a callar... ¿Censura? Sí. No queremos peleas en este blog tan cordial.

Abominable Mario Flores dijo...

Sì, las peleas en los blogs ni son.

¿Creen ustedes que los dìas se pueden pelear entre sì? Yo siempre he pensado que el Viernes odia un poquito al Sàbado, y que los dos odian un poquito al Domingo.

Ash, olvìdenlo, idea desechada por ser muy Jaimesabinesca.

Alguien dijo...

NO! NO! cómo domingo?! guácala domingo! es feo y largo y aburrido y tiene esa sensación, que mi hermano y yo en nuestra infancia llamamos, de "morir encerrados". bien dijo mario, es un lunes en gestación. y además es soleaaaaaado, impresionantemente soleado. el domingo siemore hace más sol. guácala con el domingo. a lo mejor el día que tú seas domingo lo vas a hacer menos malo.
por cierto, bienvenida. se supone que ayer me ibas a contar tu viaje, pero ya ves, no fuimos. fue culpa de tulia y de su tarea.

Mones dijo...

Hola domingo , reportandome aqui desde cubilete esquina con....ah si cubilete, si quisiera ser un dia seria sabado por la mañana, porque no es un viernes dejotodoalahiseva porque ya me quiero ir y tampoco es un domigoapreparartodo para el tormentoso lunes.