viernes, diciembre 30, 2005

Lugares comunes

Volvió. /Respiro de alivio./ Y es que era muy triste querer entrar a mi propio blog y no encontrarlo.

Una vez arreglé mi cuarto y guardé el libro que en ese momento leía (a saber, Corazón tan blanco) en el lugar que me pareció más obvio para guardar el libro que en el momento se lee (a saber, el cajón de un buró). Cuando quise seguir leyéndolo lo busqué en el huequito entre el colchón y la pared (donde siempre lo pongo) y no estaba, tampoco abajo de la cama, tampoco en el clóset, ni en los otros cuartos, ni en los libreros, ni en el carro, ni en el trabajo y tuve que darlo por perdido. Hasta que necesité algo del cajón del buró y lo abrí vi que ahí estaba, en el lugar que jamás recordé como el más obvio para guardar un libro. Eso siempre me pasa: guardo cosas en sitios que en el momento me parece muy evidentes y luego doy por perdido lo guardado porque ya no me acuerdo dónde lo puse. No soy buena para los lugares comunes.

A mi pobre blog lo cambié de dirección en un momento de coraje post-navideño y luego se me olvidó cómo era la dirección a donde lo mandé y la computadora de mi casa no me dejaba entrar al blogger para verlo y hasta hoy regresé a la todopoderosa computadora del periódico y pues ya, volvió.

La vida definitivamente no es bella, pero sí fácil (o con el tiempo se vuelve), y me gusta así.

domingo, diciembre 11, 2005

Mi vida como la conozco (2)

Es fea, pero, también, podría ser mejor.



Podría tenerlo todo, como Ben: Una rata asesina con conflictos de aceptación social, una canción bien conmovedora y a Michael Jackson. Qué envidia. Argh.

Mi vida como la conozco (1)

Es fea, pero, eso sí, podría ser peor.


¡Jesús! Mucho peor.

sábado, diciembre 10, 2005

Cenicienta sin ratones

Casi a la media noche me tomaron de la mano, no en un acto amoroso ni similar, sino de casualidad (¿causalidad?) y me vi tan desprotegida, tan sola y tan infantil, con tantas ganas de que no me soltaran y, sin embargo, me soltó. Gracias y adiós. Fue una transacción.

¡Cuánta pinche soledad!

También me quitaron el libro de Pizarnik.

Y me quedé toda la noche esperando a Nadezhna, la que nunca apareció.

miércoles, diciembre 07, 2005

La durmiente

Un día me voy a dormir.

Cierro los ojos. Estoy cansada.

Un día me voy a morir.

Alguna vez llegué a dormir 18 horas seguidas. Eran malos tiempos, pero qué condenadamente placentero era el sueño. Ya no es lo mismo. Extraño mi tiempo libre. No que ahora lo tenga ocupado, pero una cambia. Si un día sufro de insomnio yo sí me quiero morir.

Abro los ojos. Estoy cansada.

Lo que la fiebre hace sentir se asemeja mucho al despertar después de un largo periodo de sueño. Me gusta. El cuerpo calientito, el atontamiento, la nostalgia de los minutos previos a espabilarse por completo, lo simple, bueno y lento que es todo en esos momentos. De la fiebre al despertar sólo existe la separación de la saliva. La de la fiebre es común; la del dormir largamente -sobre todo por las tardes, no sé por qué- es viscosa, suave, casi dulce, como la del llanto, pero todavía mejor.

Cuando a E. le daba fiebre siempre tenía la pesadilla de que un rollo de papel higiénico gigante la perseguía; se iba desenrollando y ella intentaba escapar, correr hasta que se acabara, pero el rollo era infinito. Me decía que era algo terrible, escalofriante. A mí siempre me pareció una pesadilla muy aburrida.

J., desde niño hasta hoy, cuando la temperatura se le pone alta le entra el convencimiento de que la rana René lo ha estado buscando desde hace mucho y que en ese momento ya está cerca y de cualquier lado se le puede aparecer. Entre dormido y despierto ve cómo el muppett lo sigue através de un laberinto. Prefiero esto a lo del papel de baño.

Yo, despierta, con fiebre, mientras voy caminando fantaseo que se me cae la cabeza y no me doy cuenta porque estoy atontada por el mal, sólo me siento un poco más ligera, es cierto, me siento mejor. El cuerpo sigue caminando, realiza las actividades, sube y baja y avanza y no se cansa. La cabeza rueda un poco, se detiene, cierra los ojos, duerme. Toda yo (cabeza y cuerpo, aunque separados) estoy bien, estamos bien, en paz. Ahora sí cada cosa está en su lugar.




***Es que tengo fiebre, a estas horas, aquí. (Y no me puedo dormir.)




Sueño que mis sueños sueñan que sueño este sueño.
De ser cierto, el presente cuento es infinito.
De lo contrario, lo mejor que podemos hacer es olvidarlo.
(Z.H.)

miércoles, noviembre 23, 2005

No soy tu bicho

Una y otra vez. Me preocupa lo bello y lo bondadoso. Como no me fue dado ser bella me apuro hacia la bondad. Aún me queda otra opción: además de ser buena crear lo hermoso. Pero no. No sé.

No soy tu bicho. Nadie invoca intercesoras para mí. Es que no las tengo, creo.

Yo también apago las luces y las manos, me desnudo a gritos de lo diurno y moviente. Yo también quiero poner un puente blandengue que una mi espacio con la otra orilla. Yo también quiero cruzar y no caer, sostenerme de una palabra, ¿sabes cuál? Que no el amor, no, no esa palabra. Diantre de intertextualidad.

Yo también quiero beberme.

Nadie me reclama pegada a las palabras. Porque no lo merezco. ¿Por qué no lo merezco? Porque no.

No es un lamento, es un cuento y es que a mí la rima siempre me cayó muy mal.

Una vez algo grande y pardo revoloteó fente a nosotras. Gritamos y nos echamos para atrás. Aquello grande y pardo se paró en la pared (en la pared, en la pared) y vimos entonces que era una cucaracha, una cucaracha grande (y parda). Ella dijo: "no puede ser" y después preguntó: "¿desde cuándo hacen eso?".

Y entonces aprendimos que las cucarachas ya aprendieron a volar. Todo se aprende tan rápido que mira nada más cómo nos lleva la evolución bien encarrerados hacia sabe dónde. Pienso que lo chueco de mis dedos chicos va a hacer que un día se me considere excepcional. Agazapada aguardo el momento en que mi deformidad devenga en algo útil.

La última fumada del cigarro me supo a jabón. Abro la boca para ver si me salen burbujas, pero no, solamente lo usual. Que no palabras, no tiendo a caer en el lugar común. (¡Ja!)

¿Viste lo humorística que puedo llegar a ser?

Quien me acusa por mi disgusto ante lo solemne. Quien me acusa por mi falta de gracia. Quien se queja de flojeras crónicas por entablar conversación conmigo, por leerme, por saberme. ¿Quién? Pues nadie, nadie. Que al final no nos pusimos atención. Porque no lo merecemos. ¿Por qué no lo merecemos? Porque el amor, porque el humor, porque el horror. Porque no.

No importa.

No soy tu bicho (pero)

No importa.

Pero ven tú (vení). Encuéntrame en cualquier lado un día que no sea martes. Llámame por cualquier nombre, aunque no sea el mío.

Lo merezco, lo merezco un poco. Una palabra, dos. Ayúdame al menos con la esperanza.

Aquí, bichito. Quieta. No hay ventanas ni afuera...

Y si me voy, si ves que ya casi me voy, clama, carajo, clama; porque no soy bella pero hay que ver qué clase de buena persona soy. Y porque creo lo hermoso. Insiste, lo merezco.

No te vayas, ausente, no te vayas, jugaremos, verás, ya verás.

Si ves que ya casi me voy.

Abre los ojos.

Por favor.

martes, noviembre 15, 2005

'Yo lloré y Maggie rió y todo fue una confusión'

Soñé que al ir pasando junto a un elevador abierto, un señor me empujaba y me hacía entrar; la puerta se cerraba y no se abría sino hasta muchos pisos después. Para salir tenía que regresar todo lo recorrido pero, como a mí me dan miedo los elevadores, me veía en la necesidad de usar la única otra opción: las escaleras. Todo era una confusión, porque había muchas y era muy complicado decidir cuáles eran para subir y cuáles para bajar.

En mis sueños hay escaleras para una y otra cosa. Si quiero hacer trampa y subir por la que es para bajar, siempre vuelvo a aparecer en el mismo sitio.

Todavía no descubro cómo saber desde la primera vista cuál escalera sube y cuál baja, para así poder seguir el caminito escalón-escalón-escalón y llegar a la puerta que me saque del lugar donde me encuentro agobiada y perseguida por no se sabe qué cosas horrendas.

Tan fácil que sería: bajo por las escaleras que son para bajar, abro la puerta, les digo a las cosas horrendas (esas que no se sabe qué) "ahí se quedan, putos", salgo y, toda tranquilidad, me voy. Pero no.

Cuando descubra la verdad del arriba y el abajo todo se acabará y dejaré de soñarlo. Siempre ha pasado así. Estoy segura que esto me ocurre porque fui una niña a la que no se le concedió la ventura de crecer con juegos de video. Mis limitaciones me han vuelto lo que soy. Todo es culpa de mis padres. Yo, por eso, no tendré hijos. Si tuviera uno en este momento, lo llamaría Ítalo. Yo, también por eso, no tendré hijos. Que me agradezca la humanidad, que de Ítalos y niños con rencores a sus papás ya tiene suficientes.



De los 6 a los 10 años soñaba constantemente con el diablo. Ahora ya sólo sueño con escaleras unidireccionales y creo que me angustio más que antes. El subconsciente se va volviendo aburrido con el tiempo, y mucho más débil, ya de todo se asusta, el muy maricón.

jueves, noviembre 10, 2005

1015 caracteres de mediocridad emocional*

Puedo quejarme de todo. Me duele el tiempo pasado: lo bueno que hubo porque ya no lo tengo y lo malo porque tuve que vivirlo. Todavía es peor el presente, porque (el muy puto) se va a ir.

Nada es constante, todo es perecedero y al final sólo se es uno y es muy simple.

Avance, avance y no tenga miedo, que derecho, camino adelante, no se puede ir muy lejos.

El tiempo se me va, se te va y se nos va y apenas si alcanzamos a verlo en lontananza y decirle "adiós, viejo nabo, adiós". Después, mirarse las manos vacías y convencerse que nada pasó.

Sé perfectamente cómo era todo hace un año. El recuerdo lo tengo aquí juntito. En cambio, de la desesperación que se lee ahí abajo apenas si me acuerdo: la veo lejana, contada; pero ni entonces (hace un año) ni ahí (abajo) ni ahora (hoy) ni aquí (este post) he estado mejor (ni peor).

El problema con los inconformes es que nunca estamos bien y nunca estamos mal, estamos nomás, y así no se puede vivir: al corazón (el ánimo o la esperanza) le da por enmohecer.

*Bonus: 60 caracteres propositivos.

Hay que volverse extremista: (Otra vez) Yo quiero ser feliz.

domingo, noviembre 06, 2005

Medidas desesperadas (que a veces pienso en mí de más)

Consideré como opción llamar a alguien y comprar su atención, ofrecerle dinero a cambio de salir conmigo y escucharme hablar de mí todo el tiempo que durara la "cita", la cual terminaría en cuanto yo así lo quisiera, entonces nos separaríamos y no nos volveríamos a ver. No me parecía (ni me parece aún) un plan indigno. Los psicólogos se prostituyen así todo el tiempo y la gente les aplaude.

Pasé toda la noche buscando desesperadamente en mi agenda mental al interlocutor. Nada. No hay nadie. Las pocas personas que conozco y soporto son mis amigos y con ninguno de ellos podría ser. Lo malo de las amistades sinceras cuando a uno se lo está cargando la jodida es que aún así se tiene que ser equitativo. Todos tenemos problemas gravísimos que representan algo así como el fin de mundo y todos los tenemos al mismo tiempo, entonces hablo-escucho-hablo-escucho (quedando tan entrecortado el propio lamento que ni se puede disfrutar), mutuas palabras de consuelo, ay de ti, ay de mí, mutuas palmaditas en la espalda, pat pat pat y regresar cada quien a su casa con el terrible drama personal igual de contenido que cuando se llegó.

Incluso pensé el sitio ideal para el encuentro. El Chai es demasiado feliz y un Sanborns muy poco serio. Tenía que ser en La estación de Lulio (el perfecto lugar común).

Después de recorrer muchas veces a las cuatro o cinco personas que conozco y soporto, la esperada, primera, última y única opción salió. (Cuando era niña, en la escuela, un duende me escondía el borrador; tenía siempre que repasar muchas veces los objetos que había en mi estuche para encontrarlo: lápiz-pluma-pluma-pluma-sacapuntas, lápiz-pluma-pluma-pluma-sacapuntas, lápiz-pluma-pluma-pluma-sacapuntas-¡borrador! Quizá ahí había estado todo el tiempo, quizá el duende me lo había regresado, no sé, pero aprendí que hay que buscar en el mismo lugar una y otra vez porque siempre todo ahí está.)

Mi primera, última y única opción era perfecta. Nos conocemos de tiempo, así que no había que ponerlo en contexto. Nos importamos poco, así que no había que preocuparse por la reciprocidad. (Esto es un transacción servicio-pago y como tal debe ser tomada.) Y, lo mejor, entiende que la tristeza no es una fiesta y que algunas personas necesitamos un féretro y no palabras de ánimo.

El resto de la noche y hasta que amaneció lo pasé (además de llorando, ahogadamente, con rabia y desesperación como hace mucho no) imaginando el encuentro. Yo hablé y hablé y hablé de mí, me perdí en detalles, fui redundante, estructuré mal la narración, repetí muchas veces que estoy condenadamente triste, que tengo años de cansancio y que ya no me puedo mover de donde estoy. Ni una sola vez hubo consejos, ni una sola vez soluciones, solamente palabras de entrada para que yo pudiera continuar hablando (de mí) cuando me quedaba trabada, sin saber qué más decir, y entonces podía seguir con lo mismo: que estoy bien triste, que estoy cansada, que ya no puedo. Todo el tiempo con lágrimas, a ratos con un llanto histérico, por primera vez frente a alguien un llanto no reprimido de inmediato, un llanto necesario, indispensable, que de nada quiere convencer.

-Estás tan triste. Pobrecita, carajo. Es fácil entender que ya no puedas. Tu drama cotidiano es el más grande del mundo.

(No es cierto, pero uno a veces necesitaría escuchar eso. No es que nadie lo vaya a decir -yo nunca se lo he dicho a nadie-, pero uno a veces necesita desesperadamente escuchar eso y de ahí que yo me lo tenga que inventar.)

Al final ni llevé ni voy a llevar a cabo el plan. Tampoco me siento mucho mejor después de la conversación imaginaria, pero ya no estoy en medio de la pavorosa desesperación, ya sólo estoy triste, ya todo está normal.


-No me dejes sola.
-Estás sola.

Yo lo sé, y lo acepto.


Por lo menos ya me puedo mover.
Me voy, adiós.

Tap tap tap...

miércoles, noviembre 02, 2005

Soy un viejito achacoso

(porque los viejitos son más achacosos que las viejitas, sépalo)

Todo el día tengo sueño. Si no como me duele el estómago y si como también. Si mastico cosas duras se me atora la quijada. Una vez me dio gripa y un oído se me reventó. Una vez bajé un escalón y se me rompió un pie. Una vez me tomé dos vasitos de algo con Torres y vomité. Manejo a una velocidad constante de 50 km/h aunque nadie más haya en la calle. Me dan miedo las multitudes y los lugares con mucho ruido. Paso los fines de semana viendo películas compradas a Hallmark por Cine Permanencia Voluntaria del 5. Me angustio con las problemáticas de Lo que callamos las mujeres. Me enojo fácilmente. Las cosas se me olvidan y hago citas que no cumplo. No estoy en onda. Vivo de rutinas y paso la vida hablando de acontecimientos antiguos pues nunca me ocurre nada nuevo (y ni quiero).

Eso no está tan mal, sólo que sería bueno ya tener 80 años para no estar fuera de lugar y dejar de ser criticable e irrisoria. Pero, aunque no los tengo ni los tendré pronto, todavía queda una esperanza para mí. Así como ya dejé bien en claro para quienes me quisieron acusar de perezosa que lo mío es cansancio crónico, diré en adelante que ésto de lo que hablo es una progeria anímica que hace que me funcione todo mal.

-Pinche Graciela amargada.
-¡Es la progeria, es la progeria!

Estoy enfermita. Déjenme en paz.

domingo, octubre 30, 2005

Ardidez ediciones presenta: 'Será que ni somos ni estamos ni nos pensamos quedar'

Tengo en la mano los últimos tres pesos que me quedan de confianza en las personas. Decido lanzarlos al aire frente a un pequeño grupo para ver quién los atrapa y amorosamente se hace cargo de ellos. Como si hubieran sido tirados al grito de "¡al que le caiga le hiede!", todos se esfuerzan por esquivarlos. Los últimos tres pesos que me quedan de confianza en las personas caen al suelo y, como ya los besó el diablo, ni quién quiera recogerlos.

¿Vio con qué simpática analogía pude explicar que yo ya no pido ni quiero ni espero nada de nadie? ¿Vio?

A mí ya me anda valiendo madres todo. Que al cabo que ni quería.

Soy mujer, soy indígena y soy gay

Por lo general, a mí no me molestan los hombres más de lo que me molestan las mujeres, los ancianos o los niños. Nunca me han hecho nada especialmente malo, aunque puede que tampoco nada especialmente bueno. Soy mensa taruga para las relaciones interpersonales no importando el sexo de mi contraparte y desprecios los he sufrido en cantidades casi equitativas por parte de damas y caballeros.

Sin embargo, a veces me dan ganas de odiar a los hombres. Ponerme del lado de todas las mujeres engañadas. Andar por ahí pregonando "son hombres, son cabrones". Meterme, por puro gusto disfrazado de inocencia, en una relación destructiva en la que yo sufra y sufra y sufra hasta que me abandonen y entonces yo sufra y sufra y sufra más. Las que así lo hacen se les ve que nunca se aburren.

Seguro que yo no la paso bien porque no tengo algo definido contra lo cual canalizar mi odio.

Me voy a volver feminista, como Lupita Dalessio, como Laura León, como Maitena, y ahí los quiero ver.

¿Me estás oyendo, inútil?

martes, octubre 18, 2005

Maravillas de la voluntad

-Ojalá te mueras.
Don Pedro repetía muchas veces al día esta frase. Al levantarse, al terminar su tocado matinal, al entrar o salir de casa -a las ocho, a la una, a las dos y media, a las siete y cuarto-, en el café, en la oficina, antes y después de cada comida, al acostarse cada noche. La repetía entre dientes o en voz alta; a solas o en compañía. A veces sólo con los ojos. Siempre con toda el alma.

-Ya lo maté.
¿A quién y cómo? Algunos sonrieron, queriendo tomar la cosa a broma. La mirada de Don Pedro los detuvo. Todos nos sentimos incómodos. Era cierto, allí se sentía el hueco de la muerte. Lentamente se dispersó el grupo. Don Pedro se quedó solo, más serio que nunca, un poco lacio, como un astro quemado ya, pero tranquilo, sin remordimientos.

No volvió al día sigiente. Nunca volvió. ¿Murió? Acaso le faltó ese odio vivificador.

(Octavio Paz)



Cuánta falta me va a hacer ese odio vivificador.


Yo -no- me voy a morir.

(T A06, CRLTS)




"Tengo lo que más se parece al amor
y no sé si realmente es la soledad lo que llevo aquí."

sábado, octubre 15, 2005

(tap, tap, tap)

Trencitas rubias se murió a mitad de un concierto y nadie se dio cuenta, ni siquiera porque traía las tripas de fuera (claro, estaba oscuro, había mucho ruido y todos estaban borrachos ¿quién se iba a fijar en semejante nimiedad?). Trencitas rubias estaba muerta y nadie se daba cuenta; la seguían obligando a bailar. Alguien por fin la abrazó, sintió lo viscoso de su sangre, descubrió que la habían matado, que no bailaba, que su cuerpo era llevado y traido, que estaba muerta, que nadie se daba cuenta.

¿Hasta cuándo alguien me irá a abrazar a mí?

martes, octubre 11, 2005

La pinche puta cotidianidad

Cuando estoy con alguien, espero y tolero una de estas dos reacciones: que me sonría o que me miente la madre; nunca nunca que, después de un largo silencio, me mire de reojo, bostece y diga con somnolencia "hay que ver qué hay en la televisión".

Los días se pasan. Quizá haya algo que nunca deje de interesar. (Yo no.)

viernes, octubre 07, 2005

Yo quiero ser feliz

Y por si lo que necesito es cambiar mi actitud, ahorita mismo la cambio, faltaba más.

Chapatearé mis mejillas, enrularé mis cabellos, y verán lo dulce que puedo llegar a ser.




Felicidad: ahí te voy.




Somewhere over the rainbow,
way up high,
there's a land that I heard of
once in a lullaby.

martes, octubre 04, 2005

Son solamente simplismos

En la prepa tuve una amiga que fue mi amiga porque su única otra amiga, cuando se enojaba porque su computadora no prendía, le apagaba de súbito la de ella para estar parejas en el atraso en la clase de computación. Después fuimos amigas porque la quisieron secuestrar y se tuvo que ir a una casa por el camino a la mía y tomábamos el mismo camión de regreso de la escuela. Después fuimos amigas porque, aún sin que la quisieran secuestrar de nuevo, se cambió a un lugar que queda justo atrás de donde vivo yo. Finalmente, fuimos amigas porque nos caíamos bien.

Las razones para tener amistades son simples.

También para perderlas.

La comunicación humana no debería existir.

Qué gran petición esa de ¿me coses la boca, por favor?* Y los oídos y los dedos y los ojos.

Un costal de yute para vivir dentro de él, eso quiero (necesito) yo.


Otra vez la palabra inútil: perdón.

Memoria y olvido (fallas esperadas)

Tuve en la mano un cuchillito listo para cortar. Yo por eso no-saber, no-hablar, no-estar.

Y de pronto me acordé que estaba bien cansada, y que algo me dolía, y que me estaba quedando sin fuerzas, y que ya no quería, y que ya no podía, y que estaba condenadamente sola.

La palabra más inútil: perdón.

Todavía me queda un deseo, froto la lámpara, choco tres veces mis tacones, yo lo que quiero es irme a dormir para nunca más tener que decir: adiós.

domingo, octubre 02, 2005

"Es como que tu abuela te obligue a que le ayudes a matar a tu gallina favorita"

Yo tuve que escribir esto:

Las 100 funciones del montaje "Impecable y diamantina" estuvieron dedicadas a los estudiantes que murieron el 2 de octubre, a los detenidos el 28 de mayo en Guadalajara y a los presos políticos.

Y me dieron muchas ganas de llorar.



Los odio a todos.

miércoles, septiembre 28, 2005

Reconsideraciones sobre lo moderno

Hasta hace poco, lo más chic que podía hacer una persona era declarase gay. De pronto dio la etapa en que todos todos eran gays.

-Ay, yo soy gay.
-Ay, sí, sí, yo también.
-Ay, mira nada más qué sorpresa, yo también.

Pero ahora la homosexualidad es cosa de la temporada pasada, se volvió predecible y poco fashion.

Lo de hoy, lo actual, lo que sí está en onda:


CASARSE



Hemos entrado en la era en que todos todos quieren casarse y, de hecho, se casan. Yo, que no me complazco más con mi status de dama sin modernidad, ya hasta he escogido mi vals.




...Pero no sé si todavía se usa bailar un vals en la boda. Chale, sigo siendo una chica out.


Now if you can stand I would like to take you by the hand
And go for a walk past people as they go to work
Oh, let's get out of this place before they tell us that we've just died

If you can make an order could you get me one
Two sugars would be great 'cos I'm fading fast and it's nearly dawn
If they knocked down this place, this place, it'd still look much better than you

Move, move quick, you've gotta move
Come on it's through, come on it's time
Oh, look at you, you, you're looking so confused, what did you lose?
Oh, it's ok it's just your mind

If we get through this alive I'll meet you next week, same place, same time

That's what you get from clubbing it
You can't go home and go to bed because it hasn't worn off yet
And now it's morning there's only one place we can go
It's around the corner in Soho where other broken people go

Let's go

miércoles, septiembre 21, 2005

Usted está aquí

Y, sinceramente, yo me pregunto si no tendrá nada mejor que hacer. De ser el caso, póngase a leer Palinuro de México, que es tan hermosísimo como entretenido.

Mire nomás que bonito:

"Entonces, ¿estás ya segura de lo que quieres?", le pregunté.
"Sí. Eso es lo que yo quiero exactamente. Que cada uno se lleve un pedazo tuyo o mío. Que venga un águila y se lleve tus ojos..."
Quedé un poco resentido por la ocurrencia y le dije en venganza:
"Que venga una cacatúa y se lleve tu lengua."
"Que venga un murciélago y se lleve tu sangre."
"Que venga un colibrí y se lleve tu clítoris."
"Que venga un buitre y se lleve tu miembro."
"Que venga un ave del Paraíso y se lleve tu alma", le dije, y nos quedamos callados.


En serio, lea Palinuro de México. Conocedores como el Gran Fornicador ya me hicieron caso y ahora lo recomiendan también.

Conozca, pruebe, le va a gustar.

domingo, septiembre 18, 2005

Juego mis propias batallas en el desierto

(como alguna madrugada lo hice llenándome las uñas de la arena de Chapala)

Ahora las batallas son otras porque el tiempo sí pasa. No es que no me quede la nostalgia de lo que hubo antes, pero es bueno que se vayan los días y en el camino poder recorrer los desiertos tarareando esa canción que me llega a desesperar.


/Ponga aquí la letra de alguna, de cualquier canción, todas sirven siempre para recordar./



Soy un personaje bien construído y, aunque nunca me pinte los labios, yo también tengo derecho a intentar conmover.

________
Nunca como ahora fue tan fácil hablar. /Bla bla bla/



(La última palabra de cada párrafo es un infinitivo, lo sé y no lo voy a cambiar porque no tengo ánimo de pensar cómo. Entorpezco, pero que quede bien clarito que cuenta sí me doy. -Menos mal-)

jueves, septiembre 15, 2005

Mi corazón nunca será tu casa

y ahí me despiertan cuando termine septiembre

Ay no, ya me dio por extrañar

Can’t we give ourselves one more chance?
Why can’t we give love that one more chance?
Why can’t we give love?
Cause love’s such an old fashioned word
And love dares you to care for the people on the edge of the night
And love dares you to change our way of caring about ourselves

This is our last dance

This is our last dance

This is ourselves

Under pressure


-Yo me la sé en español-

Quién sabe si todavía habrá alguien que comparta conmigo el recuerdo. (¿Tú?)



Traigo una nostalgia del tamaño del mundo y toda me cabe aquí /señalando con un sólo dedito el corazón/.




(Qué pena, qué pena. El momento Candy Candy termina...





ya)

miércoles, septiembre 07, 2005

También me pasan cosas buenas (más complacencias)

Tengo este sueño recurrente en el que de pronto descubro que en mi pie derecho hay seis dedos. Me angustio mucho, sufro, me pregunto cómo va a ser mi nueva vida con seis dedos en el pie. Despierto acongojada, me miro con miedo la extremidad y cuento: 1, 2, 3, 4, 5. Me tranquilizo, pero todavía con desconfianza repito la operación con el otro lado (por eso de que en los sueños, como en los espejos, todo se ve al revés): 1, 2, 3, 4, 5.

Sólo hay 10. Cuánta calma y serenidad. Respiro profundo al estar segura que todo está justo como lo dejé la noche anterior y, entonces, soy feliz*.

(¿Vio cómo no todo en mi vida es desgrcia?
Así como esto, muchas cosas lindas me ocurren a mí.)

*estado que dura los tres segundos previos a recordar que ya me tengo que levantar, trabajar, hablar, escuchar, toser, caminar, parpadear y demás infinitivos que me van amargando poco a poco el día hasta que paf, se acabó

viernes, septiembre 02, 2005

Regarde bien les larmes qui coulent de mon visage

NO-HAY-NADIE


...y yo no me voy a morir.





(Sigamos adelante con esto)

Mientras el aire es nuestro

18 días y contando.

-Lo tuyo ya es crónico. A ver si vas considerando dejar de fumar.

Sólo soy capaz de respirar mi propio aliento. Por las noches me cubro la boca y la nariz con la mano y ahí inhalo lentamente mi respiración, de otra forma la tos se me puede mantener constante por más de media hora y eso, sépanlo, no es sencillo de soportar.

Durante el día, por cada 7 palabras que pronuncio paso estadísticamente 3 minutos tosiendo. El tiempo-tos es más cuando tengo que hablar por teléfono, en esos casos, la duración de mi tos varía en razón directamente proporcional de la duración de la llamada y, siendo telefonista, esto tampoco es sencillo de soportar.

Lo peor viene cuando, después de muchas horas acostada y más esfuerzo de mi poder mental, logro conciliar el sueño. Duermo acaso una hora, todo es calma, ya no tengo el control, mi mano se separa de mi rostro, respiro profundamente, cof cof cof. Carajo, otra vez despierta y vengan los advertidos 30 minutos de tos constante.

Se acabaron las noches de dormir, se acabaron las pláticas tranquilas, se acabó la sonrisa amable de las personas junto a mí (esta ha sido sustituída por un molesto shhhh), se acabó la relación de placentera calma entre el aire y yo.

Preferiría estar muerta.

No es drama lo de ahora, pero es difícil estar viva cuando cuesta tanto trabajo respirar.

lunes, agosto 15, 2005

Las despedidas no son una fiesta

Se me había olvidado que hacía tanto calor en Guadalajara. También lo pequeña que es mi casa. También el placer de descubrirme en una calle conocida. También. Soy capaz de olvidar tantas cosas en un tiempo tan corto.


Al mundo olvida y el mundo la olvidó.
El eterno resplandor de la mente inmaculada
acepta todas las plegarias y renuncia a todos los deseos.


Mi cabello es oscuro y casi siempre lo llevo suelto, pero.

...en medio de la multitud palpitante, Trencitas rubias, muerta, sigue bailando.

Y luego, despertar. Ese mareo que es como para quedarse en silencio. Disculpe, tuve que alejarme. No pude soportarlo. Si le hablo de usted es porque lo respeto. No vaya a pensar. Que no me digan chaparrita. Que no me toquen. Que la señora desconocida no me pida explicaciones: No soy la amante, soy la hija; no soy la hermana, soy la media hermana; no me gusta la leche entera; prefiero el café descafeinado; guarde las cosas en el refrigerador o tírelas a la basura, yo ya me voy, me da igual. A fin de cuentas yo siempre me voy y siempre me da igual.


Esto ha sido el relato de los últimos días, que son los únicos que tengo por esa tendencia a olvidar. Así se ha cumplido todo. Tic tac, tic tac. Soy una dama sin orden. Choco tres veces los tacones de mis zapatillas rojas y sólo para decirte: Adiós, tengo prisa. (Aunque al tiempo repita entre dientes: no hay lugar como el hogar, no hay lugar como el hogar, no hay lugar como el hogar...)

Después de toda la sangre...

...Es bueno estar de nuevo en casa.


Cómo me gusta el orden, la limpieza. Creo que lo llaman serenidad.


Corre al saber que tu ser quedará
sin hablar, sin tocar, sin amar.
Tiempo de sal, de jugar, niña de mar.

martes, agosto 09, 2005

No soy la que tú buscas

Toc, toc. ¿Sí?, responde y al mismo tiempo pregunta una vocesita dentro de mí.
Voz externa dice ¿Graciela? No sé, responde de nuevo una vocesita más aguda que mi voz. ¿Nachieli? No sé, yo tampoco la encuentro por más que pregunto. Entre ellas dos no hay confusión. Entre ellas dos y yo sí la hay. Lo único que puede unirnos son las recientes manchitas cafés que nos están saliendo en el pecho y nada más.

¿Lupus? No lo creo, aunque Graciela insiste en que podría ser, esa enfermedad ya la padecí hace algún tiempo.
¿Ovnis? Podría ser la marca de que entre tanta gente confundida, ellos también hayan creído que ella y yo somos la misma cosa encantadora.
¿Malformación? Posiblemente, tal vez pronto seremos en realidad una misma y nos ofrezcan trabajo en las ferias, junto al niño que se pregunta "¿dónde está mi cuerpo?"

¿Qué se preguntarán ustedes? Este... ¿con quién te vas, con melón o con sandía?

martes, agosto 02, 2005

La vida: instrucciones de -mal- uso

Hay en toda vida una palanquita para destruír lo propio. Esta destrucción no debe entenderse como desintegración (ya quisiéramos) sino como la seguridad de que todos los días venideros serán irremediablemente feos y caóticos.

No hace falta tirar fuerte de la palanquita, basta con sólo tocarla.

Inútil prevenir. La gente tira de la palanquita todos los días y en todos los lugares (una vez por cada persona, valga aclarar) aunque bien se sabe lo que viene después.

Inútil prevenir y ya mejor sólo aconsejar: Cuando la destrucción (aunque creo que más bien es construcción destructiva) haya dado comienzo, no hay que moverse mucho, no luchar, no nada. Lo único que queda por hacer, lo único que se ha hecho siempre: sentarse a esperar.

*** Eso sí: No dramatice, no sea puto.

Yo ya tiré de la palanquita (tal vez sea botón, los instructivos de la vida suelen ser confusos en los detalles), por eso me instalo una sonrisa autocompasiva y espero, espero. Tic, tac, tic, tac...

domingo, julio 31, 2005

Crímenes cometidos (No mato una mosca pero muchas me rondan a mí)

A veces los tiempos y los espacios prefieren no encontrarse y no hay nada que uno pueda hacer para remediarlo.

Ante la lejanía o el destiempo (la lejanía y el destiempo) es reconfortante mirarse el vientre y ver que no hay ahí ninguna cicatriz.


...
...
...
...




A este post se lo comieron las moscas.


Pronto: a Zapotlán el grande también.

jueves, julio 21, 2005

No es que muera de amor, muero de ti

¿Sabines ya no está en onda?


¿Todavía se dice "onda"?







Soy una dama sin modernidad.

viernes, julio 15, 2005

El teatro de la crueldad

Decir "aquí estoy, ya no estoy, aquí estoy, ya no estoy, aquí estoy, ya no estoy...", y así hasta el infinito, es una crueldad. Lo malo es que uno no puede plantar a mitad de la secuencia la frase "Por fin ¿estás o no estás? Definete ahora." porque no se sabe qué pasara si de verdad lo hacemos parar. Nos gusta lo definitivo, pero aquí la indefinición es una definición: sabemos lo que somos, somos inestables.

Decir "te amo" es tan sencillo como decir "te odio". Ambas sentencias son una crueldad. Uno se cree lo dicho, se enfrasca en la labor de corresponder el sentimiento y entonces resulta que no, que era un decir como cualquier cosa. Podría no creerse en nada, pero se volvería todo confuso, pues decir "Hola" quizá quiera decir "Adiós", esto "Te espero", y esto otro "Estorbas, déjame pasar". Imposible cerrar la boca y enrollar la lengua. El gusto por hablar mata la importancia y el sentido de lo que se va a decir.

Sentarse a esperar que la vida se ponga linda es una crueldad. La belleza que se aguarda, lo aseguro, tomará una ruta distinta.

Andar correteando las posibilidades es una crueldad. Son inalcanzables. No es que sean rápidas, están en el punto justo de la cola para el hocico del perro: constantemente detrás de ella y la distancia siempre se conserva intacta.

Otros ejemplos en el mismo tema: dedicarse a la pesca, talar árboles y cortarle los bigotes a un gato para ver cómo pierde el equilibrio.

La tarea es escoger un personaje y luego interpretarlo. No es especialmente brillante elegir hacer las veces del espectador. El que observa será observado observando. En cualquier momento, el personaje que contempla al que contempla la obra podría lanzar una botella hacia el frente y crear en el que decidió ser espectador una herida por la que se desangrará en la mullida banca desde la que pensó que todo sería comodidad.

A final de cuentas no es gran drama. El histrionismo salva.

* * *

Mira el reloj y se pregunta: "¿Falta mucho para que termine?"

...Lo siento tanto, el tiempo de esta obra es circular.

jueves, julio 07, 2005

Farewell, my love




En los ojos del que vuelve, siempre, las cosas cambian.
(Oscar Cid de León)


* * *

Cuánto desorden, carajo. Voy a barrer un poquito a ver si después sale mejor lo que quería decir. (A barrer las sombras, claro. No queremos tener testigos.)

* * *

A todo el que se vaya le deseo bonanza y felicidad en su viaje. Póngale plásticos encima a sus sombras, no se le vayan a empolvar en la espera.

* * *

Cuando uno se va no debe volver sino hasta pasado mucho tiempo, para que los recuerdos no engañen y luego sea todo desilusión. Eso lo dicen re bonito en Cinema paradiso, pero aquí no me salió bien. Si ya decía yo que tengo que barrer primero.

* * *

¿Que este post no tiene sentido? Oh, sí que lo tiene. Usted no sabe nada de nada.


* * *

martes, julio 05, 2005

Ley de causa y efecto

El kinder donde aprendí a hacer banderas de México con bolitas de papel de china y el escudo calcado de una moneda de mil pesos se llamaba Villa infantil. * La entrada era la boca de un payaso, los botes de basura tenían forma de payaso, todo el lugar estaba decorado con motivos de payaso. Creo que ahí fue donde comenzó todo.

En la primaria, para avisarnos que faltaba poco para que comenzaran las clases, en lugar de poner el himno nacional o la marcha de Zacatecas nos ponían Like a prayer de Madonna. * El recuerdo más remoto que tengo de una mariposa negra fue en el primer año: yo sentada entre Miguel y Zaira, enfrente el maestro Noel cantando para nosotros "tiwnkle twinkle little star...", volteo hacia arriba y veo la mariposa grandota y negra pegada en el techo justo encima de mí, sin más explicación salgo corriendo del salón. Creo que ahí fue donde comenzó todo.

En la secundaria llevábamos materias como "cuidado y conservación de la casa" y "cuidado y conservación de la ropa". Una de las actividades extra-escolares que nos ofrecían como opción era ir a visitar a enfermos terminales y decirle a cada uno: "Oiga, ¿usté es católico? porque aquí le traigo una estampita del Beato José María Escrivá para que le ofrezca usté su sufrimiento." * La primera amiga por conveniencia que tuve fue Paulina. A Paulina la corrieron en segundo porque era una jovencita muy violenta y golpeaba personas por puro placer. Yo le caía bien. Era su amiga porque eso me ponía a salvo. Creo que ahí fue donde comenzó todo.

La prepa era horrible. Las clases eran horribles, los maestros eran horribles y los alumnos eran horribles. En la pared del patio estaba pintada una cara enorme de Don Bosco y la sentencia "Quiero verte siempre alegre". Afuera siempre olía a orines. * Creo que ahí fue donde comenzó todo. * O donde se estancó. * O no sé.

Efecto: estas ruinas que ves.

miércoles, junio 29, 2005

Buenas intenciones

Hola, me llamo Graciela. ¿Crees en el amor a primera vista? Aunque no soy bellísima, ¿te has enamorado de mí? (el original aquí)

A los 9 años la lluvia lo arruinó todo. A los 18 una pésima idea. A los 22 personas que por no partirlas se les descubrió tarde el engusanamiento. A los 23 se suman cinco años de cansancio, que en realidad deberían restarse y quedar a mano, comenzando ahora la cuenta positiva de acumulación de fatigas, pero no, el cansancio de los cinco años se atascó en algún momento indeterminado y se va sumando al venidero y entonces la cuenta ya no sale bien. De cualquier forma nunca he sido buena para las cuentas.

Y no hay nada que yo quiera más que verte escapar de aquí, de este suburbio a la deriva donde se pierde a la medida, donde es más fácil olvidar y no soñar jamás.

No es nada de eso sino otra cosa, diferente, desconocida. No sólo regresan los demonios, además vienen otros nuevos y todo lo demás se queda en buenas intenciones. Aquí empieza la cuenta otra vez. A ver (o ver) 1, 2, 1, 2... a los 25 me moriré. Gracias. Adiós.

Mira, muchas estrellitas: * * * * * * * * * * * (son 11).

lunes, junio 27, 2005

Me and you, what´s going on?

All we seem to know is how to show the feelings that are wrong.

jueves, junio 23, 2005

Por ahora, improvisar

No quiero estar el resto de mi vida en Guadalajara. No tengo nada contra la capital nacional del antro gay, pero no quiero. Soy torpe para manejar, los transcursos me estresan y las personas me asustan. Aquí cualquier lugar está lejos y la gente está en todas partes. No me gusta. No quiero trabajar en un periódico, no quiero dar clases, no quiero ser la chacha intelectual de ningún investigador. Quiero vivir en un pueblito rascuache, tener una tienda de abarrotes que abra de 11 a 6 de la tarde y pasar el resto del día oreándome afuera de mi casa de carrizos, escuchando los berridos de Sarita. Mi máxima actividad será acariciar a Rutilio, mi gato amarillo, y espantarme los zancudos. El plan es perfecto y me encanta.

Pero todavía faltan 6 créditos y el servicio y una tesis. Me gusta hacer las cosas bien. Un semestre más y ya me veo en el pueblo rascuache:

ABARROTES DOÑA CHELA
Licenciada en Letras Hispánicas

No tengo prisa. Por ahora, improvisar.

martes, junio 21, 2005

In memoriam

Gracias a los amigos de paso y a los que nunca se han ido, a los hermanos de sangre y de alma, a los ausentes, a los que se alejaron y volvieron… y a los que vienen en camino. GRACIAS.

(Crédito de lo dicho y de la valentía de leer un discurso frente a queridos y desdequeridos todo para la Aurora Boreal)


Y es que ¿cómo no extrañar los cinco años caminados sobre los mugrientos pisos del Departamento de Letras Hispánicas?

El estudiante de letras que todos llevamos dentro.

Estoy tan bonita que es una lástima (*)

Sobre las cosas bien interesantes prometidas ahí abajo, no tengo nada, pero a cambio la sabiduría popular a mitad de precio tomada de The hours:

But I still have to face the hours, don´t I?
I mean, the hours after the party and the hours after that...

Eso es muy cierto.

sábado, junio 18, 2005

Estoy tan bonita que es una lástima

(Para quien se incomode con el color de fondo: concéntrese en el cuadrito al final de este post.)






* Aquí van cosas bien interesantes relativas al título, pero hasta el lunes.






jueves, junio 16, 2005

Prometo hacer cualquier cosa

La melancolía de morir en este mundo y de vivir sin una estúpida razón.

Que la maten, que la maten, que la maten.

Ya tiene un vestido negro para asistir a su entierro.

Take a bow, the night is over, this masquerade is getting older. Lights are low, the curtains down, there’s no one here, there’s no one here, there’s no one in the crowd. Say your lines but, do you feel them? Do you mean what you say when there’s no one around? NO MORE MASQUERADES.

lunes, junio 06, 2005

Gracias por participar

Y a mí ¿quién me va a cuidar de vivir a medias, de sentir la espesa nube violenta del fin, del fin de siglo, del fin del tiempo, del fin de ciclo que me tocó vivir?

Ahora todo está fuera de control. Habito un lugar desordenado y sucio, descuido todo lo de mí, si me ponen en el rostro un poquito de maquillaje, pienso: "parezco cabaretera", veo inminentes finales por todas partes, me tiemblan las manos casi todo el día, no puedo callar el golpeteo constante de mi zapato contra el piso que siempre me consigue un molesto "shhht" de quien esté a un lado de mí y siento un dolor indeterminado que hace mucho había dejado de sentir.


Odio todo porque se acaba. Quisiera conseguir algo no perecedero. Una pedazo de tela roja, una lata de atún en agua, lo que sea, pero que me dure para siempre. Yo sé que nada voy a encontrar. No busco.

Adiós.



¿Y al final? Creo que sólo la náusea y luego otra vez y otra vez y otra vez.

viernes, junio 03, 2005

Y viernes fue otra vez

Que se vea que es viernes. Un post que mucho le hace honor al día. Adopté muchos fetos. Todos aquí.


Uno de la muerte. Este recibirá atenciones especiales, lo alimentaré, cuidaré y daré todo mi cariño para que crezca rápido y cumpla conmigo las funciones que, como muerte adulta, le corresponden.



Uno con corbata, porque me gustan las corbatas. Esperaré a que se convierta en un hombre atractivísimo que use corbata, porque me gustan los hombres atractívisimos que usan corbatas.



Uno de hada, porque soy pinky y no lo puedo, ni quiero, negar.



Uno de gato, porque me gustan los gatos y mi Flavia tiene matriz infantil y no podrá parir jamás.




Uno de dragón, para reponer el que maté el año pasado. (Ponga a prueba sus conocimientos acerca de ABBA, intente comprender el chiste que acabo de hacer acá. Imposible ¿verdad?)


Uno de payaso, para que el que de diario me acompaña no se sienta solo. Considerada que soy con mis verdugos.




Uno de junio, porque es este mes, porque es mi cumpleaños, porque se acaba todo. Este crecerá en sólo dos semanas. Aquí el feto del fin del mundo del fin.



Uno rojo, porque hay que ver qué bonito color.



Uno de baja autoestima, porque el autocompadecimiento es encantador. Qué lindo es.



/Este no sé de qué sea, pero parece un camarón empanizado y me dio mucha risa./ Uno de camarón empanizado porque está muy jocosa la imagen.

Suficientes para el ejército defensor de la fea vida que me empieza... ya.

La idea de adoptar fetos (maravillosa ocupación), la tomé de Seraphim y esta utilísima página.

jueves, junio 02, 2005

De cómo la desesperación deja a un paso de la ataraxia

Si en la cabeza suelo competir / con miedos e inseguridad
quizá pudiera escapar al fin / si hago un maldito plan.


Tengo en mi mente lindos nombres porque quisiera hacerlos a todos parte de mí: Diapanil, Lexotan, Ativan, Neupax, Paxil, Tafil, Valium, Tolvon, Remotiv, Flutinax, Victan y Prozac.

***********Los barbitúricos ya no están en onda y ahora lo que rifa son las benzodiacepinas.

Tengo en mis manos todo el Tafil, Victan y Lexotan que pueda consumir.

***********Si nadie descubre al intoxicado por barbitúricos o benzodiacepinas (cualquier cosa da lo mismo) en menos de cuatro horas, este muere inminentemente. Pero no es así de simple, primero se enroncha, se retuerce y se le pudren los pulmones, luego ya se muere.



Hoy mataría por morirme.

Que se vaya a chingar a su madre todo.

Yo ya no puedo más.


(a seis días del mes sexto, cinco años después del fin del mundo)

martes, mayo 31, 2005

Las desilusiones vienen en paquetes de a tres ¿Cuántos va a llevar?

Mi modo de vida se apega al modelo del libre flujo de los acontecimientos. Cuando se avecina la calamidad, meto la cabeza en la arena o me escondo en el cuartito oscuro de mis manos y espero a que todo pase.

Hecho: La calamidad es como los osos. Si cuando anda cerca de ti te mantienes inmóvil, es casi seguro que no se percatará de tu presencia y pasará de largo.

Esto, claro, puede ser una analogía estupidísima. Más si se considera que eso de que los osos no te atacan si no te mueves lo tomé de mi conocimiento adquirido viendo caricaturas. Pero, algo así.

El caso es que mejor dejar que "la cosa mala" se vaya como vino: sola, sin oponerle resistencia ni darle batalla. Que la cabrona entienda "Haz lo que quieras, me vales". Tarde o temprano se sentirá despreciada y se irá.

Yo me quedo quietecita, esperando.

Sé que ya está por aquí.

Avísenme cuando haya pasado.

Pese a las apariencias, esto es una declaración de odio

Tengo el corazón herido, sólo pienso en... nada.

El castigo que los dioses dieron a Sísifo por algo-muy-malo que hizo(que por supuesto yo desconozco) fue el tener que empujar una piedra hasta la cima de una montaña. La condena real era que siempre que la piedra llegaba al punto más alto, esta volvía a deslizarse por la pendiente empujada por su propio peso, de tal manera que Sísifo quedó atado eternamente a la tarea de subir la piedra sólo para verla caer de nuevo.

De una obra de Sartre donde los personajes muertos se encuentran reunidos en el infierno, además del famoso "Hell is other people", aprendí que no importa qué tan terrible sea todo, lo único que queda por hacer es seguir adelante con ello. Because there´s nothing else to do, escuché en una canción de Pulp. La convivencia constante y las cotidianidades que se estiran hasta el infinito son la condena de (igual que en el caso de Sísifo) no-se-sabe-cuáles-crímenes.

- Cuchillos cuerdas y venénos inútiles. Ya ha sucedido ¿no se dan cuenta? De una vez y para siempre. Estaremos aquí para la eternidad.
- La eternidad, ¡Dios!, por siempre.
- Sigamos adelante con esto...


Somos los Atrapados sin salida, pero con vida; los Sísifos, pero sin montaña. La piedra la pateamos al caminar. Sin la esperanza de un acantilado hacia dónde arrojarla para no volverla a ver nunca. Por siempre sólo avanzar. Lo siento, pero no se acaba. Sigamos adelante con esto.

miércoles, mayo 25, 2005

Cada memoria enamorada guarda sus magdalenas
y la mía -sábelo, allí donde estés-
es el perfume del tabaco rubio
que me devuelve a tu espigada noche,
a la ráfaga de tu más profunda piel.

Me voy a dormir porque tengo ganas de llorar. Desde siempre el llanto se me ha condecido de a poco. Pareciera que no lo merezco, que es para otros. A mí sólo se me permiten largas jornadas de sueño para ocultar la insensibilidad.

Me voy a dormir porque tengo la extrañeza metida en el cuerpo. Estoy triste y son tantos los deseos de montarme en el drama que mejor me oculto hasta que vuelva a ser yo, con toda mi templanza y la fuerza de mi voz asegurando que no me importa nada.

Me voy a dormir porque se me vienen las realidades y, peor aún, las visiones claras de un futuro al que yo ni quiero llegar. No puedo tocar nada. Lo que necesito es consuelo, pero canso y me canso. Ya se sabe que nadie me va a escuchar. No dejo que las lágrimas me alcancen.

Me voy a dormir sobre los colchoncitos rosas de mis recuerdos. Me voy a dormir en ellos porque hoy me lleva la chingada, porque solamente los putos recuerdos me pertenecen y porque ocultarme hasta que todas las cosas sonrían es mi único derecho. Me voy a dormir sólo por eso y nada más.


Más tarde comprendí y no hubo pena,
te cedí la ciudad de mi más profunda piel
desde tanto horizonte diferente,
después de fabulosas máquinas de sitio
y parlamentos y batallas.

* Tu más profunda piel - Julio Cortázar

viernes, mayo 20, 2005

Ni todo son espinas ni todo son rosas (sabiduría popular a mitad de precio)

Ocurre a veces que todas las canciones tienen sentido, todas las películas, todos los discuros. Como el último capítulo de Palinuro de México: todas las rosas, todos los animales, todas las plazas, todos los planetas, todos los personajes del mundo. Todo tiene sentido. Todo apunta hacia el mismo sitio. Todo es respuesta a la única pregunta nunca hecha con deseos de ser contestada. Todo.

Ocurre a veces que algún día llega a convertirse en el día.

Haga como Luis Ricardo, lance una serie de predicciones hacia arriba y espere a ver cuál le cae en las manos con la leyenda "me convertí en verdad".

Y ya que vengo del blog del monero, aproveché para traerme este souvenir (ahora que está de moda tomar indiscriminadamente cosas posteadas por otros y presentarlas en lo propio sin permiso del autor):



 Posted by Hello


Queda perfecto acá porque todo tiene sentido. Todo apunta hacia el mismo sitio. Todo.

jueves, mayo 19, 2005

Fin del mundo del fin (¿qué ese título no es de...? sí, sí)

Antes que nada:

Aaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh

Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhh.

Ahora bien, gracias a Mario acabo de caer en la cuenta de que ya es

EL FIN DE SEMESTRE /voz cavernosa/.

Horror, pánico, y no porque ya sea

EL FIN DE SEMESTRE /voz cavernosa/

sino porque ya es

EL FIN DE LA CARRERA /voz todavía más cavernosa/.

Horror, pánico, hiperventilo.

Ay, no. Ay, no. Uno no pasa 20 años continuos estudiando para que de pronto le digan "ps, ya se acabo, ahí a ver qué haces ahora". Yo no sé trabajar, no sé levantarme temprano, no sé llegar a tiempo, no sé ser responsable. Yo nomás sé ser estudiante (y de una carrera-romántica-ni-sirve-pa-nada).

Pero todavía me quedan 30 días para sufrir un fatal accidente, antes de ser de verdad infeliz y no la jodidez de mediocridad anímica que ahora traigo. Al menos me resta esa esperanza, al menos... 29, 28, 27, 26, 25...

lunes, mayo 16, 2005

Últimos trenes que funcionan en la memoria (Analepsis constante más allá del amor)

Algo muy largo y aburrido sobre la vida de la escribiente. Mejor irse a leer este post tan bonito, breve y verísimo de Niche sobre La mujer que no sabe pensar.

Lo primero que leí, o que se guarda en mi recuerdo como lo primero, fue un cuento de Tolstoi sobre un señor viejito al que lo visitaba Dios. Lo leí muchas veces y siempre lloraba. Era un libro rojo con las orillas de las hojas doradas, que además traía Iván el imbecil y Ana Karenina. Esto último nunca lo he acabado de leer. Siempre que me queda un libro sin terminar le dejo el separador en la parte en que me di por vencida para recriminarme siempre que lo vea que soy una pésima lectora. Después de eso leí La metamorfosis, que a mis 8 años le definí a mi papá cuando preguntó como "algo de un insectote que no se podía voltear patas abajo ¿no?" y después-después todos los libros de Marco A. Almazán. Hasta ahí se acaba mi recuerdo cronológico de lo que he leído.

Cuando era chica y vivía en la casa grande, mi papá tenía la colección completa de los libros de Luis Spota. Eran prohibidos porque estaban en la parte más alta del librero y yo no los podía alcanzar. Creo que no quería que se los maltratara. Ahora están casi todos en mi cuarto, corroídos y manchados de humedad. En el estante de los inalcanzables también estaba Carrie de Stephen King. Nunca lo leí porque se perdió en prestadas en el transcurso de lo que yo crecí para poder tomarlo. En la última fiesta-fashion a la que fui usé un vestido igual al que usa Carrie en la película, cuando va a la graduación y antes de salir se da el siguiente diálogo "-No vas a salir con ese vestido. ¿No ves que todos los hombres podrán ver tus almohadillas? -Se llaman senos, mamá", esa parte me da mucha risa y siempre me asustará cuando aparece la mano endemoniada después del letrero "Carrie White burns in hell".

La primera película de terror que vi fue La niebla, creo que la siguiente fue Chucky. La última fue El aro 2. Yo me quedo con la primera, pero también con quien vi la última.

A la mitad de la prepa conocí a Andrés Calamaro por Te quiero igual. A la mitad de la universidad me dieron una parte del Honestidad brutal. Hace poco compré un disco de Los Rodríguez y hace más poco terminé por regalarlo, con mucha sorpresa de mi limitada capacidad de desprendimiento. Me parece que así es como se da cuenta de los ciclos y de cómo se vuelve al origen.

Yo siempre he sido hija única y nunca pedí un hermanito. Lo que quería era un perro. A los 10 años por fin me compraron uno. Era blanca, chaparrita y de ojos verdes (como la hembra que yo quisiera ser). Un año después se le puso un carro encima y se murió. Todos lloraron mucho. Después me compraron otra igual, se llama Felicidades y aún vive, pero ya no conmigo, o yo no con ella, siempre es difícil definir quién dejó a quién.

Ahora quiero un gato. Cuando le expreso este deseo a mi mamá ella responde: "¿Para qué? Tenemos peces". Nunca he comprendido esa respuesta, ni qué tiene que ver una cosa con la otra. Ha de ser algo que sólo se entiende cuando uno es adulto responsable y yo seguro que no lo soy.

Antes de "tenemos peces", teníamos solamente uno, azul, al que yo sí quería porque cometimos el error de ponerle nombre. Se llamaba Octavio. Una tarde regresé y la pecera de Octavio ya no estaba. Mi mamá confesó: lo maté. La cosa fue que se le olvidó tapar la boca del lavadero mientras limpiaba la pecera y el animalito se le fue por el agujero. Cuando todavía no desaparecía por completo, ella intentó rescatarlo metiendo el dedo por el hoyo. Lo único que consiguió con eso fue empujarlo más por el tubo que lo llevaría no a un lugar mejor, sino solamente al drenaje. Dice que hasta le echó agua para que se fuera más rápido y no se asfixiara quedándose atorado en una parte seca. Así que técnicamente no lo mató, por eso la perdoné. Mucho tiempo después se me ocurrió que hubiera podido aplicar "la de Cortázar" con eso de la pérdida y recuperación del pez, pero ya era demasiado tarde.

Me refastidia que a la gente le guste Cortázar. Yo lo vi primero. Putos.

En general la gente me refastidia siempre. Le tengo miedo. También a los payasos, las mariposas, los elevadores y que un día me lleve un OVNI. Esto último sé que pasará tarde o temprano. Entonces ya no podré postear más y aquí se volverá olvidado y diamantino. Eso no me preocupa mucho, la verdad sólo me asusta pensar que en la atmósfera del lugar a donde me lleven no se pueda respirar agusto. No poder respirar es algo horrible. Por eso fumo compulsivamente, para que rápido se den cuenta que estoy bien echada a perder y ni aguanto nada y me regresen pronto acá, donde es feo pero al menos puedo respirar.

Fuego en el cielo es la película que más miedo me da en la vida. Palinuro de México el libro que siempre me dará la respuesta a mi pregunta. Los pescados mascotas muy estúpidas. Te quiero igual una canción hermosísima, porque sí, te quiero igual. Esto un post largo y aburrido sobre la vida de la escribiente, que por lo menos tuvo la delicadeza de advertir y redireccionar, y una errata más en el intento por dar cuenta de los ciclos y de cómo se vuelve al origen.

Mejor irse a leer este post tan bonito, breve y verísimo de Niche sobre La mujer que no sabe pensar.

domingo, mayo 15, 2005

Te concederé tres deseos

Soy mujer precavida. Ya pensé qué voy a responder cuando el hada mágica se me aparezca y me pregunte por mis tres deseos.

El primero:

 Posted by Hello
LA QUIERO, AQUÍ, ¡YA!

Segundo y tercero:
Sabiduría y belleza.

Sí, nada más, gracias.

viernes, mayo 13, 2005

Algo sobre las razones para actuar

Mejor guiarse por los que las personas dicen que está bien o es bueno hacer.

Si algunos (yo puedo ser un gran ejemplo) tomaran la decisión de dar un "no" rotundo (dejando de lado el "no" quejosito que bajo un poco de presión se convierte en "sí") a todas las cosas que en realidad no quieren hacer, corren el riesgo de quedarse encerrados en casa, tendidos sobre la cama, que pase el tiempo, que las extremidades se atrofien, que el cuerpo se llague y que el impulso por decir "sí" hasta a la cosa más tentadora termine por extinguirseles y del letargo no salgan jamás.

Definitivo: Mejor guiarse por lo que las personas dicen que está bien o es bueno hacer. Así, por lo menos, algo se hace.

Conviva con su familia / Estudie / Trabaje / Tenga amigos / Enamórese / Diviértase / Alóquese / Baile / Beba / Salga / Conviva / Viva / Anímese / Cásese / Siga adelante / Vamos / Vamos / Muérase y pida que le lleven mariachis a su funeral o, en su defecto, que le compongan un corrido sobre la vida plena que llevó.

jueves, mayo 12, 2005

Pero nunca digas, no digas...

...NOOOO DIII GAAAAS QUEEEE NOOOO TEEEEEE LOOOO ADVERTIII.

Es bien chistoso cuando en las letras de las canciones intentan reproducir la forma en que se cantan. Acá hasta con mayúsculas las ponen pa´qué se sepa que en esa parte se grita.


Proximamente: Posts muy aburridos (¿más? sí, más) sobre lo horrible de la vida y otras canciones.

Y no me importa nada

Porque ya me cansé.

Sé manejarme en las distancias cortas.

miércoles, mayo 11, 2005

Me quitarán de quererte


Esto iba a ser un post sobre Hasta los huesos y que aunque la vida me cueste, llorona, no dejaré de quererte, pero ya no tengo tiempo y ptttttr. Odio mi vida. Ay, de mí, llorona, llorona... UPDATE: (Ya no temporal.) (Lo cual no quiere decir que esto vaya a decir nada interesante.) (La de la imagen es una catrina, figurita de no-sé-cual material que aparece en el cortometraje Hasta los huesos de René Castillo. Eugenia León cantó La llorona para esa película, creo que Café tacuba hizo el resto del soundtrack. A mí me gusta mucho Eugenia León, también La llorona, también Hasta los huesos, también las animaciones stop motion. Café tacuba no me gusta, pero El baile y el salón es una canción muy bonita, también María. Y es todo.) (Ajá, mejor hubiera sido temporal.)Posted by Hello

martes, mayo 10, 2005

Prometo ser, prometo ser, prometo ser


Posted by Hello

El cielo azul / la calle sola / el fresco aire de abril.

Te cuidaré de vivir a medias / de sentir la espesa nube violenta del fin.

Por la manera como te quiero déjame hacerla de todo para ti.


Ya hace tiempo que los posts nomás no se dejan para tratarse del sentimiento real, o del que debería ser, o no sé yo bien qué. Pura queja. Puras fallas. Es tanta la fragilidad. Te he de pedir, mi corazón, paciencia para mí. Es todo.

***
-¿Hasta cuándo cree usted que podemos seguir con este ir y venir del carajo?- le preguntó.
- Toda la vida- dijo.
FIN

Los buenos empezamos a cansarnos

Pocas cosas me han resultado más perdurablemente chistosas que una tira de Quino en la que Mafalda compone una canción de protesta llamada "Los buenos empezamos a cansarnos".

No mucho tiene qué ver, pero cuando siento que algo/alguien me está presionando demasiado, o está llevando una situación pendeja al límite, le digo eso (casi siempre sólo en mi mente): Cuidado, los buenos empezamos a cansarnos, además del consejo que da la voz de una mujer al principio de la canción El diablo de Fobia: No tires tanto de la cuerda...

En El gran preténder de Luis Humberto Crosnosécómoseescriba, el personaje introvertido y calladamente tolerante es presionado hasta el extremo de "reventársele el resorte" y volverse violentísimo. Así se gana el apodo de "El Saico" y se convierte en una especie de líder de los cholos.


El Saico no está
El Chemo no está
El Mueras no está

(cómo me gusta esa parte)


Yo siento que no falta mucho tiempo para que, cling, se me reviente el resorte, se me suba el saico y ahí los quiero ver.

No tires tanto de la cuerda... Los buenos empezamos a cansarnos.

lunes, mayo 09, 2005

Close your desires or burn them with fire

Never thought that your mind was away
Never threw away your wantings
Never kept you by my side

Now you belong
you're obviously mine


¡Arghhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!

Esto NO es un post azotado / No me estoy lamentando / No busco consuelo / Gracias por comprender

Vi en una película (Caída Forzada) que si dices 18,000 veces "Preferiría estar muerto", te mueres...

Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta

...¿Cuántas llevaré ya?...

Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta

...La película esta la vi cuando estaba en la prepa, y desde entonces he estado diciendo la frase...

Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta

...y nada...

Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta

...¿Me faltarán muchas?...

Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta

...Creo que la televisión otra vez me mintió...

Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta / Preferiría estar muerta

...Chale.

viernes, mayo 06, 2005

Aquí iba una cita de "Paraíplos" de Ricardo Sigala

Acá iba un post que algo tenía que ver con la cita de Ricardo Sigala:

"De alguna forma, en algún momento, sabemos todo en un instante"

Era un post bellísimo y dolorosísimo, como esta frase de El luto humano

Ocurre aveces que en un instante misterioso, en un relámpago inaprehensible, el espíritu expresa su palabra profunda, el espíritu, el instinto o la sub-razón, obscura y desconocida. Entonces la verdad sin voz, sin actitudes, sin gestos, nos es revelada amargamente: sábese el desamor o la soledad, o el desdén y el asco irrevocables.

Casi puedo sentir al payaso acariciándome con un dedo la espalda, despacito, diciendo: "Ya estoy aquí".