jueves, enero 06, 2005

Historias que me gusta contar


- Que tenía un tío que se murió a los 125 años, sólo y olvidado... nadie sabía que estaba vivo hasta que avisaron que se había muerto.
- Que tenía un tío (otro tío) que estaba en las islas marías por robarse los cambios cuando iba al mandado.
- Que tenía un tío (otro-otro tío) que era pianista y durante un recital en el teatro Degollado vió un ojo, grande y amenazante, observándolo en las teclas del piano, abandonó el escenario y nunca más volvió a tocar.
- Que tenía un tío (otro-otro-otro tío) que compró tres cajas de lavados vaginales nadamás porque estaban en oferta, luego regresó con la cajera, para no quedarse con la duda, a preguntarle: "oiga ¿y estos pa´qué son?".
- Que mi papá tiene un rostro universal, se parece a: Raúl Salinas, Fox, Raúl Padilla, Sean Connery, Jaime Maussan, el perro de Gigi y una sirena que yo dibujé.
- Que soy sobrina de Ricardo Rocha.
- Que tengo un primo narco.
- Que en la primaria tenía un compañero que se llamaba Macdónald.
- Que una vez me habló el conejito callado.
- Que tenía una tortuga, luego olvidé que tenía una tortuga, luego recordé que tenía una tortuga cuando la encontré muerta en su tortuguero, muy acomodada entre los tiliches de un clóset de tiliches.
- Que tenía un gato negro en la casa de vacaciones y, cuando construyeron la carretera frente a ella, se quedó atrapado bajo el asbesto.
- Que tenía un novio ranchero que más o menos corrió con la misma suerte del gato.

Tengo tantas cosas qué decirle al mundo. Cuando usted, querido lector, se encuentre aburrido y sin nada que hacer, no dude en venir conmigo. Éstas son historias que me gusta contar.


5 comentarios:

Vicos dijo...

JAJA
Buenas historias... sobre todo la del novio ranchero.

Au revoir

La aLe dijo...

Yo tenía un novio ranchero.
Tuve una tortuga, olvodé que la tenía y la encontré en su pecera bajo una piedra, después de un tiempo mientras limpiaba la alacena.
Mi bisabuela murió a los 99 años, en un pueblo llamado Mulegé, unos turistas que pasaban por ahí, cuestionaban a la vendedora de boletos de avión mi tía Miroslava, el gran suceso ocurrido ahí, puesto que no se podía pasar y venía gente de todos lados al pequeño pueblo.
Ella respodió que había muerto su abuela.

Makaer dijo...

yo, yo tuve una tortuga ¿quien no tuvo una tortuga? un dia se fue sin decir adios, nunca mas supe de ella hasta que que mi mama decidio desechar su vieja labadora chaca-chaca, y oh sorpresa ¡la tortuga vivia! durante un año se alimento quien sabe de que pero vivio, la sorpresa no me duro mucho mi perra se la comio al dia siguiente, asi es la vida ademas ¿quein no tiene un primo narco?...

es mi nombre Berenice dijo...

Te faltó contar cuando confundiste el sabor de un pastelillo muy pretensioso con jamoncillo de San Juan de Dios.

Andrómeda dijo...

En verdad a eso sabía... ya me apené, me siento tan poco de mundo al reaccionar así ante un pastelillo pretencioso.

¿Todos tienen un primo narco? ¿todos tuvieron una historia trite de tortugar? Ale y Manuel me han hecho sentir tan poco especial...