domingo, julio 31, 2005

Crímenes cometidos (No mato una mosca pero muchas me rondan a mí)

A veces los tiempos y los espacios prefieren no encontrarse y no hay nada que uno pueda hacer para remediarlo.

Ante la lejanía o el destiempo (la lejanía y el destiempo) es reconfortante mirarse el vientre y ver que no hay ahí ninguna cicatriz.


...
...
...
...




A este post se lo comieron las moscas.


Pronto: a Zapotlán el grande también.

5 comentarios:

Flectere dijo...

Crimen, vientre, cicatriz, mosca, rondar... a mí me huele a alquimia ourobourosa.

Claro, puede ser que esté un poquitititititito obsesionada con mis temas, jeje.

Malakatonche dijo...

Las moscas no se han de comer tu bló, a lo más han de poner sus huevecillos y desbaratar su tejido para procrear multitudinariamente.

Por otro lado, las bacterias han de vivir de tu post por muchas, muchas generaciones.

A la Ogrero Bubular se la vienen comiendo las bacterias desde tiempos inmemoriales.

Daniel M. dijo...

Pues que le vamos a hacer.

Aurora Boreal dijo...

Por alguna razon las moscas se están convirtiendo en una ruidosa constante en mi vida de los últimos días... ¡Pequeñas bestezuelas!

Dudo que se hayan comido tu blogg, pero creo firmemente en que algún día Zapotlán acabará siendo absorbido por sus peludas trompas

Seraphim dijo...

"brondol mosca"

Recuerdo como me asustaba la película "esa" de la mosca. Me asustaba el hecho de que eso me pasará... lo que me daba cuenta entonces es que hubiera sido bueno... asi me haría mas guapo. Juar.

Por otro lado eso de las moscas en realidad no me preocupa, me preocupa mas que mi cuarto ya no esta lleno de mariposas negras, ahora son blancas.