lunes, agosto 15, 2005

Las despedidas no son una fiesta

Se me había olvidado que hacía tanto calor en Guadalajara. También lo pequeña que es mi casa. También el placer de descubrirme en una calle conocida. También. Soy capaz de olvidar tantas cosas en un tiempo tan corto.


Al mundo olvida y el mundo la olvidó.
El eterno resplandor de la mente inmaculada
acepta todas las plegarias y renuncia a todos los deseos.


Mi cabello es oscuro y casi siempre lo llevo suelto, pero.

...en medio de la multitud palpitante, Trencitas rubias, muerta, sigue bailando.

Y luego, despertar. Ese mareo que es como para quedarse en silencio. Disculpe, tuve que alejarme. No pude soportarlo. Si le hablo de usted es porque lo respeto. No vaya a pensar. Que no me digan chaparrita. Que no me toquen. Que la señora desconocida no me pida explicaciones: No soy la amante, soy la hija; no soy la hermana, soy la media hermana; no me gusta la leche entera; prefiero el café descafeinado; guarde las cosas en el refrigerador o tírelas a la basura, yo ya me voy, me da igual. A fin de cuentas yo siempre me voy y siempre me da igual.


Esto ha sido el relato de los últimos días, que son los únicos que tengo por esa tendencia a olvidar. Así se ha cumplido todo. Tic tac, tic tac. Soy una dama sin orden. Choco tres veces los tacones de mis zapatillas rojas y sólo para decirte: Adiós, tengo prisa. (Aunque al tiempo repita entre dientes: no hay lugar como el hogar, no hay lugar como el hogar, no hay lugar como el hogar...)

18 comentarios:

Flectere dijo...

"No hay lugar como el hogar" o, lo que es lo mismo (según aquellos del diván) a final de cuentas: quiero regresar al útero materno, quiero regresar al útero materno, quiero regresar... quiero regresar...

Saludos regresivos!

Seraphim dijo...

El hogar.

Ya no hay.

Tortuga Estelar dijo...

sonará sangrón aunque no es la intención: qué bueno que la gente no puede regresar al útero materno, sino, qué vida tan jodida para las madres, y más las que lo son por accidente, imagine usted toda la gente que viviría de parásito dentro de sus madres, y luego si las madres encintas regresaran al útero materno también... el mundo estaría hecho una pelota humana gigante...

paro de desvariar
saludos

Aldebarán dijo...

Entonces no andabas muerta!!! (¿se puede andar muerto?)
Que bonito que has regresado... sólo espero ahora si me llames, o es que ya no me quieres?? la vida me olvida

Daniel M. dijo...

Me gusta la forma en que mi periquito dice: Perquito.

Aurora Boreal dijo...

Querida Vetusta Morla: Espero hayas recibido mi correo electrónico (el único que te he enviado en los últimos... meses. Espero que hayas visto el archivo adjunto. Espero que te dé alegría la invitación. Espero que puedas ir.

Espero un hijo...

Atte.
Un hogar ambulante

Gran Fornicador dijo...

No hay mayor bendición que una mala memoria. De veras, si no se me olvidara la gente y las cosas a una velocidad impresionante, no se como le haría para vivir. Un dia me encantaría perder la memoria por completo, y la capacidad de crear nuevos recuerdos. Uno no puede sentirse mal si no puede imaginar o recordar otra cosa que no sea el presente, no se puede comparar si no hay punto de comparación...
¡Arriba el olvido, abajo la memoria! Me gusta mucho su blog, doña diamantina.

Fan de Waria #2 dijo...

heeey, felicidades por su próxima entrada al mundo laboral

Oiki dijo...

Olvidar? perder la memoria? olvidar donde la deje? Suena bien y tantos que dicen eso de vivir al día y nos pasamos el día viviendo el pasado o el futuro que no existen mientras lo que existe se nos va. Ya lo decía el buen amigo Lennon: "La vida es lo que nos pasa mientras estamos ocupados haciendo otros planes" (notese que en esta cita si supe a quien cité, algo raro en mi)

Así que olvidando el pasado y los sueños futuros al presente que se nos va!

Alice in W. dijo...

Limón... eso si! El limón lo cura todo. ¿Será cierto?
Un gusto tenerla de regreso...
(Lo siento por el comentario fuera de lugar)
Saludos!

Anónimo dijo...

Saludos de nuevo.

Daniel M. dijo...

ah no salio mi nombre, bueno va de nuez. Saludos de nuevo.

Gran Fornicador dijo...

Volvió! Volvió!!! si, maldita sea, volvió!!!!! armemos jolgorio, que explote la alegría, el bullicio y la enjundia! reviento de algarabía! volvió!!!!!!

Daniel M. dijo...

Gracias por dejar su enojo allá en mi bló. Pero de verdad no tengo la culpa, lo que pasa es que un día antes me dió insomnio y dije "me cae que aprendo" y qué cree?...ps aprendí, de veritas de veritas. Así que si usted quiere unas clases de como cambiarle a su blog todito (como una cirigia estética) me avisa y yo le digo. No se espante ni se enoje, ya ve que eso mata, pero bueno igual eso le da un buen motivo para enojarse más. No ya en serio que no es dificil. Saludos y hasta la vista.

Anónimo dijo...

Hi darling, your website ROCKS! I'm a Drag Queen on a mission selling Lucious Shoes at my lovely Lucious Shoes website. Stop by and say Hi, or buy some shoes.

Daniel M. dijo...

Mmmmm Drag Queen shoes, interesantisimo.

Andrómeda dijo...

Ah, la publicidad. La voy a borrar, menos la del drag queen porque uno nunca sabe cuándo va a necesitar una página de lucious shoes. Se queda.

tapetazo con tacones coquetérrimos dijo...

Es bueno tener un lugar al cual llamar hogar, al menos para llegar e irse de nuevo de él... y otra vez poder regresar al hogar, y luego volver a irse de él.


Gusto que está de vuelta.