domingo, septiembre 18, 2005

Juego mis propias batallas en el desierto

(como alguna madrugada lo hice llenándome las uñas de la arena de Chapala)

Ahora las batallas son otras porque el tiempo sí pasa. No es que no me quede la nostalgia de lo que hubo antes, pero es bueno que se vayan los días y en el camino poder recorrer los desiertos tarareando esa canción que me llega a desesperar.


/Ponga aquí la letra de alguna, de cualquier canción, todas sirven siempre para recordar./



Soy un personaje bien construído y, aunque nunca me pinte los labios, yo también tengo derecho a intentar conmover.

________
Nunca como ahora fue tan fácil hablar. /Bla bla bla/



(La última palabra de cada párrafo es un infinitivo, lo sé y no lo voy a cambiar porque no tengo ánimo de pensar cómo. Entorpezco, pero que quede bien clarito que cuenta sí me doy. -Menos mal-)

15 comentarios:

Aldebarán dijo...

Dicen que dejas de estar loco cuando estas conciente de tu problema...
a mi también me gustan los desiertos, pero lo malo es que no tengo con quien jugar a las batallas, aún no despiertan mis personajes.

Tristán Estar dijo...

"En la capital, lo hayé en un mercado,
con su tepacal, descargando un carro.
Le dije, padrino, lo andaba buscando,
se echó un trago e vino, y se quedó pensando.

Me dijo un favor vo a pedirle, ahijado,
que naiden le cuente que me ha encontrado,
que yo ya no quero volver pa llá,
al fin ya no tengo ni a ónde llegar.

Murió su madrina, la Trenidad,los hijos crecieron y en dónde están, perdí la cosecha, quemé el jacal.
Sin lo que más quero, nada es igual"

Ese fue mi trozo de canción, Jacinto Cenobio, la cual me puede desesperar gacho, sí, pero porque al mismo tiempo me deja tan impontente, que bueno, pa qué sigo.

:C

Humberto dijo...

¿Cómo? ¿Evitar los infinitivos al final de una frase es una regla de estilo?

Andrómeda dijo...

Ps no lo aseguro, pero como que se lee feo acabar con puro infinitivo. Un poco rima, y luego el abuso de los verbos y eso.

Sergio dijo...

Uchale...

Fosfocito dijo...

Y me atrevo a decir que la canciòn que yo escribirìa ahì, para recordar serìa "Crimson and Clover"
que se me antoja para colgarme del cuello de alguien a quien recuerdo-extraño.

Saludos

simetra dijo...

"Nunca guardes los sentimientos que tengas hoy para otro día que tal vez nunca llegará ......"
(felicidades)

Trompetista de Falopio dijo...

Ay Graciela, yo suelo leerte, pero siempre me da miedo comentar tus posts, porque quienes lo hacen están muy serios o metafísicos o literarios y no aguantan un chascarrillo mañanero. Me limito a decir: me gusta tu bló y eso que no soy un personaje bien construido.

Seraphim dijo...

Siempre he hablado de lo... pendejo... perdon pero no encuentro una palabra lo suficientemente directa...

Siempre he hablado de lo poco inteligente que es guardarse cualquier cosa para un futuro incierto.

Me parece aún más pend... poco inteligente, hacer pequeños o grandes sacrificios en la búsqueda de un futuro mejor, pues "el mañana" es una expresión que me suena nonsense.

El pasado ya no existe, el futuro aún no existe, el presente es el paso del pasado al futuro, y si el pasad y el futuro no existen, el presente tampoco... ¿entonces que chingado hacemos aqui?

Al averno todos juntos.

P.D.: Yo también suelo leerle (excepto cuando duermo).

Andrómeda dijo...

No'mbre Livi, yo sí quiero el chascarrillo mañanero. Por ejemplo, qué más daría yo por que el Tapetazo se volviera mi comentador. Quepa decir que también te leo (ay, sí, ay, sí, nos leemos y nos damos besitos y abracitos) y tampoco comento, pero es que eso de comentar es aún más difícil que escribir un post.

Seraph, lo dicho por ti seguro viene desde tu tú de tu blog macabro y no del de los arcoiris y la felicidad. Ya te lei, infeliz traicionero al drama. Ps quién te crees para estar contento?

Daniel M. dijo...

cuantos moscos puede casar una araña en una sola tarde?...hoy mismo lo descubriré

Daniel M. dijo...

Y no es que los una en sagrado matrimonio, lo que yo quería decir es que cuantos puede CAZAR.

Gran Fornicador dijo...

Lo que si es de muy mal gusto es incluir el infinito al final de cada parrafo.
Quedan textos muy, pero muy pinche largos.

Trompetista de Falopio dijo...

Mjmjajajajaja: ademàs de gran fornicador, Tirso resultò ser un gran humorista. Eso segùn, pues me consta lo segundo pero no lo primero.
Ah, bueno, Graciela, si aceptas chascarrillos mañaneros, entonces vendrè a comentarte con mayor frecuencia.

Seraphim dijo...

Eso de la felicidad ni es. La finjo por complaciente.

La complacencia es lo de hoy.