viernes, septiembre 02, 2005

Mientras el aire es nuestro

18 días y contando.

-Lo tuyo ya es crónico. A ver si vas considerando dejar de fumar.

Sólo soy capaz de respirar mi propio aliento. Por las noches me cubro la boca y la nariz con la mano y ahí inhalo lentamente mi respiración, de otra forma la tos se me puede mantener constante por más de media hora y eso, sépanlo, no es sencillo de soportar.

Durante el día, por cada 7 palabras que pronuncio paso estadísticamente 3 minutos tosiendo. El tiempo-tos es más cuando tengo que hablar por teléfono, en esos casos, la duración de mi tos varía en razón directamente proporcional de la duración de la llamada y, siendo telefonista, esto tampoco es sencillo de soportar.

Lo peor viene cuando, después de muchas horas acostada y más esfuerzo de mi poder mental, logro conciliar el sueño. Duermo acaso una hora, todo es calma, ya no tengo el control, mi mano se separa de mi rostro, respiro profundamente, cof cof cof. Carajo, otra vez despierta y vengan los advertidos 30 minutos de tos constante.

Se acabaron las noches de dormir, se acabaron las pláticas tranquilas, se acabó la sonrisa amable de las personas junto a mí (esta ha sido sustituída por un molesto shhhh), se acabó la relación de placentera calma entre el aire y yo.

Preferiría estar muerta.

No es drama lo de ahora, pero es difícil estar viva cuando cuesta tanto trabajo respirar.

5 comentarios:

la falsa tortuga dijo...

volviste!!!!!!!

snif

Daniel M. dijo...

yo sufro de esa tos por residuo de cigarro, pero qué le vamos a hacer.

Aldebarán dijo...

yo por eso hago mucho ejercicio, y sigo los tips te TVynovelas jajajajaja

Sabina dijo...

Yo creo que te hace falta la escuela.

Sabina dijo...

Yo creo que te hace falta la escuela.