miércoles, septiembre 28, 2005

Reconsideraciones sobre lo moderno

Hasta hace poco, lo más chic que podía hacer una persona era declarase gay. De pronto dio la etapa en que todos todos eran gays.

-Ay, yo soy gay.
-Ay, sí, sí, yo también.
-Ay, mira nada más qué sorpresa, yo también.

Pero ahora la homosexualidad es cosa de la temporada pasada, se volvió predecible y poco fashion.

Lo de hoy, lo actual, lo que sí está en onda:


CASARSE



Hemos entrado en la era en que todos todos quieren casarse y, de hecho, se casan. Yo, que no me complazco más con mi status de dama sin modernidad, ya hasta he escogido mi vals.




...Pero no sé si todavía se usa bailar un vals en la boda. Chale, sigo siendo una chica out.


Now if you can stand I would like to take you by the hand
And go for a walk past people as they go to work
Oh, let's get out of this place before they tell us that we've just died

If you can make an order could you get me one
Two sugars would be great 'cos I'm fading fast and it's nearly dawn
If they knocked down this place, this place, it'd still look much better than you

Move, move quick, you've gotta move
Come on it's through, come on it's time
Oh, look at you, you, you're looking so confused, what did you lose?
Oh, it's ok it's just your mind

If we get through this alive I'll meet you next week, same place, same time

That's what you get from clubbing it
You can't go home and go to bed because it hasn't worn off yet
And now it's morning there's only one place we can go
It's around the corner in Soho where other broken people go

Let's go

miércoles, septiembre 21, 2005

Usted está aquí

Y, sinceramente, yo me pregunto si no tendrá nada mejor que hacer. De ser el caso, póngase a leer Palinuro de México, que es tan hermosísimo como entretenido.

Mire nomás que bonito:

"Entonces, ¿estás ya segura de lo que quieres?", le pregunté.
"Sí. Eso es lo que yo quiero exactamente. Que cada uno se lleve un pedazo tuyo o mío. Que venga un águila y se lleve tus ojos..."
Quedé un poco resentido por la ocurrencia y le dije en venganza:
"Que venga una cacatúa y se lleve tu lengua."
"Que venga un murciélago y se lleve tu sangre."
"Que venga un colibrí y se lleve tu clítoris."
"Que venga un buitre y se lleve tu miembro."
"Que venga un ave del Paraíso y se lleve tu alma", le dije, y nos quedamos callados.


En serio, lea Palinuro de México. Conocedores como el Gran Fornicador ya me hicieron caso y ahora lo recomiendan también.

Conozca, pruebe, le va a gustar.

domingo, septiembre 18, 2005

Juego mis propias batallas en el desierto

(como alguna madrugada lo hice llenándome las uñas de la arena de Chapala)

Ahora las batallas son otras porque el tiempo sí pasa. No es que no me quede la nostalgia de lo que hubo antes, pero es bueno que se vayan los días y en el camino poder recorrer los desiertos tarareando esa canción que me llega a desesperar.


/Ponga aquí la letra de alguna, de cualquier canción, todas sirven siempre para recordar./



Soy un personaje bien construído y, aunque nunca me pinte los labios, yo también tengo derecho a intentar conmover.

________
Nunca como ahora fue tan fácil hablar. /Bla bla bla/



(La última palabra de cada párrafo es un infinitivo, lo sé y no lo voy a cambiar porque no tengo ánimo de pensar cómo. Entorpezco, pero que quede bien clarito que cuenta sí me doy. -Menos mal-)

jueves, septiembre 15, 2005

Mi corazón nunca será tu casa

y ahí me despiertan cuando termine septiembre

Ay no, ya me dio por extrañar

Can’t we give ourselves one more chance?
Why can’t we give love that one more chance?
Why can’t we give love?
Cause love’s such an old fashioned word
And love dares you to care for the people on the edge of the night
And love dares you to change our way of caring about ourselves

This is our last dance

This is our last dance

This is ourselves

Under pressure


-Yo me la sé en español-

Quién sabe si todavía habrá alguien que comparta conmigo el recuerdo. (¿Tú?)



Traigo una nostalgia del tamaño del mundo y toda me cabe aquí /señalando con un sólo dedito el corazón/.




(Qué pena, qué pena. El momento Candy Candy termina...





ya)

miércoles, septiembre 07, 2005

También me pasan cosas buenas (más complacencias)

Tengo este sueño recurrente en el que de pronto descubro que en mi pie derecho hay seis dedos. Me angustio mucho, sufro, me pregunto cómo va a ser mi nueva vida con seis dedos en el pie. Despierto acongojada, me miro con miedo la extremidad y cuento: 1, 2, 3, 4, 5. Me tranquilizo, pero todavía con desconfianza repito la operación con el otro lado (por eso de que en los sueños, como en los espejos, todo se ve al revés): 1, 2, 3, 4, 5.

Sólo hay 10. Cuánta calma y serenidad. Respiro profundo al estar segura que todo está justo como lo dejé la noche anterior y, entonces, soy feliz*.

(¿Vio cómo no todo en mi vida es desgrcia?
Así como esto, muchas cosas lindas me ocurren a mí.)

*estado que dura los tres segundos previos a recordar que ya me tengo que levantar, trabajar, hablar, escuchar, toser, caminar, parpadear y demás infinitivos que me van amargando poco a poco el día hasta que paf, se acabó

viernes, septiembre 02, 2005

Regarde bien les larmes qui coulent de mon visage

NO-HAY-NADIE


...y yo no me voy a morir.





(Sigamos adelante con esto)

Mientras el aire es nuestro

18 días y contando.

-Lo tuyo ya es crónico. A ver si vas considerando dejar de fumar.

Sólo soy capaz de respirar mi propio aliento. Por las noches me cubro la boca y la nariz con la mano y ahí inhalo lentamente mi respiración, de otra forma la tos se me puede mantener constante por más de media hora y eso, sépanlo, no es sencillo de soportar.

Durante el día, por cada 7 palabras que pronuncio paso estadísticamente 3 minutos tosiendo. El tiempo-tos es más cuando tengo que hablar por teléfono, en esos casos, la duración de mi tos varía en razón directamente proporcional de la duración de la llamada y, siendo telefonista, esto tampoco es sencillo de soportar.

Lo peor viene cuando, después de muchas horas acostada y más esfuerzo de mi poder mental, logro conciliar el sueño. Duermo acaso una hora, todo es calma, ya no tengo el control, mi mano se separa de mi rostro, respiro profundamente, cof cof cof. Carajo, otra vez despierta y vengan los advertidos 30 minutos de tos constante.

Se acabaron las noches de dormir, se acabaron las pláticas tranquilas, se acabó la sonrisa amable de las personas junto a mí (esta ha sido sustituída por un molesto shhhh), se acabó la relación de placentera calma entre el aire y yo.

Preferiría estar muerta.

No es drama lo de ahora, pero es difícil estar viva cuando cuesta tanto trabajo respirar.