lunes, enero 02, 2006

Autodestructible (mañana ya no)

Al final siempre me pongo triste. Nadezhna no resultó ser quien yo creía (otra vez).

Pero bueno, baste decir

Sin saber realmente por qué, el chico dejó que sus brazos se deslizaran alrededor del cuerpo frío de Trencitas Rubias y la estrechó. Notó el líquido pegajoso de la sangre que le había empapado el vestido, notó los pezones completamente endurecidos apretarle la camiseta, y notó el hielo de ese cuello en el que, a su pesar, sin saber por qué, estaba hundiendo la cara mojada por las lágrimas. Lloraba porque Trencitas Rubias estaba muerta pero seguía bailando, arrastrada por el ritmo general y la tempestad áspera y furiosa de la música. Lloraba, sollozaba porque Trencitas Rubias había sido tan bonita y ahora estaba tan vacía, sus intestinos se habían escurrido por la gran raja abierta en la barriga como la parodia de una vagina, de un sexo suplementario e inútil.

de ahí que al final siempre me ponga triste.


Después todo vuelve a empezar y simplemente se sigue bailando.


Y yo


tap tap tap



También un poco de Ja ja.



Y sobre todo reía porque Trencitas Rubias, a pesar de la raja en el vientre, seguía bailando con él.



Una vez leí:


"Carajo, la risa es la que jode."


(Es un gran final)






JA

4 comentarios:

Chrontázar dijo...

Ahora lo recuerdo, no es de un testo de novela negra???

En fin, sí, una gran carcajada creó al mundo, y un pedo de Bush lo destruirá... ah, pero no es un comentario político, verdad?

Gran Fornicador dijo...

Lo cierto es que ahora casi todo es triste.
Y lo que no lo es, es triste que no lo sea.
Carajo.

Tristán Estar dijo...

áJAle, no sé si es más chido que triste este post, no sé. áJAle, me quedó una sonrisa como la de una miss, como la de una estatua, quiero decir que como la de una estatua del teatro griego, algo así. áJAle, en fin que me gustó tú post.

Buen año, Trenzas, y ya ande metiendo filo en la carne, que no ve que sangra?

La carne sangra!!! Válgame Dios.

Flectere dijo...

Pensé que el blog se había extraviado para siempre... gran susto el mío. Ahora, leyendo,estoy más tranquila.

Y sí, es triste... pero ya se sabe: "todo lo que sufre quiere vivir". Así es como funciona esto. (Con "esto" me refiero a la vida, claro.) El drama es un mar de veces más antiguo que cada unA de nosotrAs... y la danza de lA autómata es de una pureza absoluta; una danza que sigue el ritmo del pulso que hace ya varios años dejó de escucharse pero que no deja de estar, aunque sea en un eco imaginario.

En fin, es triste pero no podría ser de otra manera. Brindo por eso, pero no levanto la copa sino que la dejo caer, sintiendo el patetismo más maravilloso.

Muchos saludos, Graciela... espero no nos asustes más con estas evanescencias tuyas.