domingo, enero 22, 2006

Mis recuerdos olvidados

De un tiempo a acá me viene la preocupación de que se me olviden las cosas de las que no me quiero olvidar. Recuerdos de unos días, de viajes, de encuentros que yo quisiera tener siempre atrapados pero que se me empiezan a ir y ya tengo que darles resanadas de imaginación aunque hayan pasado hace unos meses, un año.

En cambio, hay momentos vividos que tengo tan nítidos por más que preferiría que ya no estuvieran ahí.

Cuando estaba en primero de secundaria escuché una conversación entre las que se sentaban atrás de mí:

-¿Y eso?
-Es que en la mañana encontré un pajarito muerto afuera de mi casa, y se lo saqué, y me lo traje.

Volteé hacia donde estaban las que hablaban y vi que Violeta tenía entre sus manos una bolsa de plástico transparente llena de un líquido (agua o alcohol, no sé) que ya se había teñido de café amarillento y, flotando en él, un corazón pequeñito.

Violeta era buena y, sin embargo, por culpa de ese corazón pequeñito que no se me borra (“...se lo saqué, y me lo traje”), 11 años después su nombre me sigue remitiendo a una figura perversa.

En lugar de guardar lo más querido, la mente se empeña en el almacenaje de las cosas que mejor sería olvidar, como el drama, la vergüenza, el corazón embolsado de un pajarito.

¿Luego por qué uno es como es?

12 comentarios:

Anónimo dijo...

¿La curiosidad es perversa? No es lo mismo una necropsia que una vivisección...

Acúsome de preversión (entre otros pecados)...

Rolando Lebrun dijo...

En México, uno es como es por webon.

¿Creo que asi se le dice no? a la aceptación de las falsas rutinas.

O ¿solo a la flojera?

Gran Fornicador dijo...

How happy is the blameless vestal's lot!
The world forgetting, by the world forgot.
Eternal sunshine of the spotless mind!
Each pray'r accepted, and each wish resign'd;

Y si uno borrara una cosita, ya no sería uno.
Y la tristeza que siente uno no es por haber borrado lo que duele (eso no podría ser, lo borrado no se sabe) sino por morirse como uno era, por perder eso que duele, pero que sería peor si nunca hubiera ocurrido.
Ahora, las cosas buenas, esas quien sabe por que, se borran solitas.
Cosas de la memoria, ve tu a saber...

Tristán Estar dijo...

No manches, loca la Violeta, eh? Me cae que sí.

Le has seguido la pista?

Quizá es cirujana y lo del corancito se comprende.

Quizá es una psicópata, asesina serial, heroína de la nota roja.

Le has seguido la pista?

Yo que tú tecleo su nombre en Google y haber qué sale.

Tristán Estar dijo...

Jeje, ya me dio curiosidad.

Oiga, Trencitas, comparta el apellido de la Violeta ésa y le ayudo en su búsqueda. Es que ya me dio harto morbo.

Tronchatoro dijo...

¡Amiga, córtame esta trenza! Es la edad.

Tony dijo...

Y dónde queda entonces la voluntad ?

Trompetista de Falopio dijo...

Me pregunto si hay gran diferencia entre sacarle el corazón a un pajarito y sacarle todos los órganos a un pez o a una lagartija. Espero que la haya, pues de lo contrario quizás alguien conserve una idea perversa en torno a mí.
Oye, Graciela, tu nuevo template hizo que me ardieran los ajos. Saludos.

Andrómeda dijo...

Como no voy a postear nada, me voy a consagrar al noble oficio de contestar comentarios.

Elusuarioanónimo, la curiosidad no es perversa; llevar a un colegio de señoritas opusdeistas un corazoncito en una bolsa sí lo es. ¿Te acusas de perversión? ¿Eres Violeta?

Rolando, sí, creo que así se le dice, pero la verdad es que es bien cómoda la aceptación de las falsas rutinas. Viva el conformismo y la flojera y /bostezo/ /sonrisa complacida/.

Granfornicador, pues sí, ¿quién la entiende? Pinche memoria rara, y culera, además.

Trsitán, jajaja, se llama Violeta García (no me acuerdo del otro apellido) y ya seguí tu consejo y la busqué en google el otro día, si mal no recuerdo es una dentista, una magistrada de no sé donde y una tenista. O soy pésima en la labor de investigación o su perversidad juvenil no prosperó en nada interesante.

O, no entendí tu comentario, pero me recordó que tú tienes un compromiso conmigo de cortarme la trenza a mí.

Tony, ¿cuál voluntad? Somos completamente abúlicos ante la memoria. Ella manda, ni el ginkgo biloba la domina.

Livijazmín, la diferencia está en poner o no las tripas del destazado en una bolsita con agua. Creo que el punto de la perversión está en la bolsa con agua (¿o se dice perversidad? ¿son cosas diferentes? soy una persona llena de dudas). Ahora, ¿cuál nuevo templete? Si sigue siendo el mismito... dile a tus ajos que te han engañado, se me hace que nomás traían ganas de llorar y aprovecharon para echarme la culpa a mí.

conejo dijo...

Bueno, pero uno es como es por webón en méxico y el mundo, digo...
En muchas escuelas les da por abrir ratas o conejos o lombrices y sacarles las tripas. Creo que sin querer crearon ejércitos (al menos)de neuróticos que diario amanecen con ganas de matar a alguien.
Saludos... ah, que chido volver a leerte.

Trompetista de Falopio dijo...

¿Es en serio lo del template? Porque JURO que la vez pasada era negro con letras fosforescentes. Espero no sufrir demencia juvenil.

Andrómeda dijo...

Conejo, "uno es como es por webón en México y el mundo", jajaja, eso es muy cierto. Qué chido que vuelvas a leerme.

Livipasitojazmín, es muy enserio. Más que la demencia juvenil, yo espero que a tu computadora no se la esté comiendo el virus cromático, porque este blog ha permanecido rojo con letra blanca desde hace mucho. Igual y fue una señal, algo cósmico, wowowo.