sábado, agosto 05, 2006

Segunda llamada, segunda

Es chiquitito lo que pasa y pasa, insignificante, como si fuera broma, nimiedad, pero cada vez dan menos ganas de insistir, de tender puentes. La desesperación de las primeras veces ya ha dejado su lugar al encogimiento de hombros. Es lo mismo de siempre pero si lo miras bien verás que se está encogiendo, que es cada vez más parco, más breve, más simple, menos dramático. Lo que antes eran diez ahora es un dos tres y nos vamos. Aunque volvemos, cualquier noche los duendes nos mueven de lugar y al día siguiente alguno ya no está ahí. Es una posibilidad, pero, se sabe, es sólo una amenaza, como siempre. Peor para mí. Claro que no me voy. Ni que tuviera a dónde. Sigamos adelante con esto. Te va.

13 comentarios:

Fosfocito dijo...

Párteles su pinche madre, mándalos a la verguísima... pero en fa

Casiopea dijo...

A veces ya no es siquiera un encogimiento de hombros, es dar la espalda completamente..... es la costumbre que mata.....

Gran Fornicador dijo...

L'Ecume des Jours

Sirena dijo...

Sé que si vas a visitarme vas a ver algo y vas a decir "vieja necia optimista" y vas a decir que no te sale... pero en fin, se me ocurre que te habla de algo.

Anónimo dijo...

Que bueno que no ha sido borrado el post anterior. Gracias por la reivindicación del derecho a desaparecer lo que uno escribe cuando uno quiere...


Quería hacerte una pregunta muy existencial y sangrona...pero ahora no sé.


Todo por aquí muy hermoso, como siempre. Suprema forma de convertir el drama en puro glamour.

Love doctor dijo...

Hay una antena de celular justo frente a mi ventana. Pronto me mudaré, porque tengo miedo de morir de leucemia gracias a las radiaciones; pero, mientras tanto, dejo que la luz de su intermitente foquito rojo cruce el cristal y dibuje sombras con el follaje del árbol que uso de cortina. Uff...

Oiki dijo...

Y sin embargo eso pasa y pasa, como si nos gustara repetirlo, como si el otro disfrutara hacernos sentir asi mientras sufre porque seguramente tambien nosotros lo hacemos sufrir a el igual. A
sí es la vida y si supieramos como arreglarla seguramente nos faltaria un ingrediente para completar la formula magica que resuelva todo

Seraphim dijo...

Me suena tanto a lo que vivia hace 2-3 meses, yo pensaba que aunque la magía había dejado de serlo y había dejado el lugar a simples trucos de un ilusionista fracasado, en realidad no había otra cosa, que eso era todo lo que había y como tal, había que chutarselo. Y no lo decía con precisamente amargura, lo decía con autocomplacencia y con un poco conformismo si quieres.

Y si por mi fuera volvería a la misma ilusión sin magia, en vez de estar en la realidad sin magia ni ilusión, ni unicornios pintados en las paredes.

La palabra de verificación me intriga: mimbru (¿se fue a la guerra?)

Fosfocito dijo...

... qué dolor, qué dolor, qué pena.

Sirena dijo...

Ya llegó el cartero. Pensé que querrías saber.

Andrómeda dijo...

Fosfocito, eso haré, verás.

Casiopea, nah, a veces es pura queja.

Tirso, a ti sólo adiós adiós.

Sirena, ya fui, no pensé vieja necia, optimista quizá, que es casi lo mismo, pues, pero no, no.

Elusuarioanónimo, pregúntame a mí, pregúntame a mí, nadie me hace preguntas existenciales y sangronas. Pero bah, se me hace que ya ni estás para preguntar.

Alejandro, no sé si lo de la leucemia, pero de luces entre árboles se forman los espantos, brr.

Oiki, ash, sí, infelices círculos viciosos, son como la vida misma, son la vida misma.

Seraph, es por ser evil twins, los hechos nos siguen dando la razón. ¡El unicornio y la pared! ¡El unicornio y la pared!

Fosfocito, do re mí do re fa, no sé cuándo vendrá.

Sirena, sí, sí quería saber, y qué bueno y qué felicidad ajena que me da (aunque también quiero una propia, ¿dónde habrá de esas?)

tapetazo dijo...

Creo que te ví el otro día en la tele.

Yomero dijo...

Necesito poner más atención, como que aveces no entiendo las cosas, como que en est de los blogs hay cosas que no esperaba, ni capto bien.