martes, enero 02, 2007

El aviso de ocasión

¿Camiones apestosos con carísimas tarifas? Pfff, de nacos. ¿El complicado sistema de Tren Ligero que sólo va derecho, camino adelante, pasando por los lugares a los que nadie quiere llegar? Olvídate de eso. ¿Quieres gozar del horrible tráfico de la ciudad sintiéndote protagonista de él? ¡Ésta es tu oportunidad!

Carro noventero, lámina picada, un asiento roto, guantera chorreada de café de hace como dos años, llantas nuevecitas marca libre del Wal-Mart y un sinfín de papeles, periódicos, libros, bolsas de plástico, cajetillas vacías de cigarros, bolas de pelusa y sabrá Dios cuántas sorpresas más.

¡Hazlo tuyo! Sólo tienes que ir por él (prevenido con una grúa, porque no sirve) y robarlo. El secreto está en que la cerradura de la puerta del volante chafea, creo que se abre hasta con un pasador.

Como a mí se me descompuso en la víspera de año nuevo, lo tomo como una señal de que mi propósito para este año sea andarme por la vida a base de rides.

Now! Offering! Great! Last chance! Ahí por Plaza Patria está.





Así que ahí se queda, hasta que se lo roben, me pague por él el seguro y todo sea papeliza y felicidad.

Relax-o-vision

4 comentarios:

Anónimo dijo...

y el mio esta igual... creo que todavia sirve... no se, cuando vaya a tu-tuxtla checo, si no, te lo doy a consignacion.

Anónimo dijo...

Ehhh! Me gustan estos posts de fácil comentario... ¿Llegaría a Toluca?

Anónimo dijo...

te lo cambio por 2 máscaras de lucha y un chutagol.

Andrómeda dijo...

Tirso, súmale a tu oferta una de las gemelas Olsen y cerramos el trato.

Exquisita, también acepto tu trato. Yo acepto todo. Venga.

Ricardo, depende quién vaya en él. Para algunas personas, todos los caminos (y todos los carros) van a Toluca. Dicen. Y dicen bien.