lunes, enero 22, 2007

La felicidad termina donde el gato parlanchín empieza

A veces no puedo dormir.

Si me advirtieran que es la última vez que me puedo quejar de algo, aprovecharía para denunciar a esos gatos renegones porque los dejan en la calle que al maullar parece que hablan.

Ya me di cuenta, no crean, el parece se abolió y ellos están en serio aprendiendo a hablar.

Por lo calladito de las noches ya les había escuchado algún agua, mamá, incluso Laura más de una vez, pero podían ser confusiones, para qué escandalizar.

No eran.

Anoche, callada, trsite y escuchante, lo escuché, fuerte y claro, de hocico del que vive afuera de mi ventana. Mauricio, dijo. Silencio. Urrrgh, miau, Mauricio, repitió.

¿Mauricio? Hasta a mí me cuesta trabajo decirlo. Ahora sí ya nada los va a parar.

* * *

Lo que fatlaba, ahora ya no sólo no contestaré el teléfono por miedo a que me hable un muerto, sino también a que me hable un gato.

Puras desilusiones y desgracias sumo.

Al paso que van, mañana en la noche el gato ya será capaz de preguntarme: Urrrgh, miau, agua, mamá, Laura, Mauricio, ¿pues qué tú no estabas feliz?

Putita felicidad y putitos gatos parlantes.

Así que no se puso mejor, fueron todas falsas alarmas y hasta terminó peor, pero al menos pude festejar y ahora puedo quejarme (quede de consuelo).

Vendan las acciones. Vamos a la baja. No se armó el negocio de ganar.

* * *

(Servicio social) Lauras y Mauricios del mundo, ya no están solos. Un gato afuera de mi ventana los busca con desesperación.

* * *

Y hasta la tira de Liniers de hoy habló sobre esto. Apocalipsis. Fin del mundo. Pandemonium. Sanseacabó.


11 comentarios:

Anónimo dijo...

!Que emoción quitaste el verificador!

...Estoy celosa, mucho muy celosa, nomás quería decir eso.

Rosángela dijo...

ah, esa de arriba soy yo.

Anónimo dijo...

... y en verdad me hiciste reír. Soy víctima de un par de gatos parlanchines tambien, aunque ellos no pasan de "Raul" y "Ahora" así que puedo extender tu nota a los "Rauls" del mundo.

Qué gusto que sigas escribiendo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

el parece se abolió...

Mientras no lo conjugues en presente de indicativo como yo abuelo; abolir es transitivo y defectivo... Minucias del lenguaje...

Anónimo dijo...

este post es la neta, como siempre...
y los comentarios, todavía me sigo riendo.

('ora que ya comento, no me van a parar...tschale)

Anónimo dijo...

saluuuudos saluuudos hace rato que no pasaba por acà.

ya sabes que soy tu fan.

Gabriela dijo...

Me da mucha risa, pero no pude evitarlo y me ofendí.

(¿?)

Anónimo dijo...

No, no, eso ya es cosa del diablo, si señor.

Seraphim dijo...

Si, es verdad, es verdad, y luego los gatos que le hablan a un chino llamado "Mao". No mamar, que miedo.

Pero los perdono nomas porque son bien bonitos. Retebonitos, retequebonitos... pero como me cagan.

Trompetista de Falopio dijo...

Ay oyesss, qué susto (el mío porque tú lo cuentas así como si fuera algo cotidiano.) Aunque viéndolo bien a mí me hubiese espantado más escucharle decir al minino una palabra como "heterogéneo." Alguien me contó que un perro era perseguido por otros, de los cuales uno gritó "agárrenlo." También me dijeron que un chimpancé de laboratorio, recién murió su crío dijo "bebé no más." A este paso pronto las ranas y las cucarachas dirán palabras altisonantes.

Luisa dijo...

Ya habia leido el post pero hasta ahorita me había dado cuenta de que a mí no me deja dormir un gato que no habla. Viajé distancias para buscarle y nomás nunca habló. El maldito nomás osa posarse en mis sueños. Ojalá.