martes, mayo 29, 2007

El mundo mis pies

No el mundo a mis pies. Camino y los miro. Derecho / izquierdo / derecho / izquierdo. Avanzan. Siempre la mirada puesta sobre ellos que se mueven con poca gracia entre la arena en la que se hunden y salen / se hunden y salen / derecho / izquierdo. Me detengo. Levanto la vista. A un lado el mar demasiado azul, azul cielo, aunque ese cielo es un poco gris. Al frente algunas piedras. Al otro lado gente, gritos, latas. Así que aquí estoy, así que esto hay, (así que esta es mi vida). No sé si sigue siendo bello o si me entristecen sus huecos, su naturaleza de maqueta, su suciedad art déco. Termino pensando, como cada vez que me detengo a ver, que hay tantas cosas que ya no sé con qué ojos mirar. Me asusto me confundo me parto y mejor vuelvo a caminar. Inmediatamente los ojos regresan sobre los pies que se mueven entre la arena todavía muy blanca pero ya no suave como la recordaba, ya no limpia, y ahí se quedan.

Cuando levanto la vista nada es hermoso como lo recuerdo, como lo imagino. Tal vez por eso, con la esperanza encogida de hombros, ya siempre voy con la mirada clavada en mis pasos.

Puedo viajar, puedo ir lejos de casa (no del hogar), pero de un tiempo a acá sólo conozco la tierra que piso y nada más. Quizá así es mejor. Sigo andando, manos en los bolsillos, el mundo mis pies. Todavía me queda imaginar.

8 comentarios:

Gilmar Ayala dijo...

Puedo viajar, puedo ir lejos de casa (no del hogar), pero de un tiempo a acá sólo conozco la tierra que piso y nada más.

Y... A toda acción corresponde una reacción: El cabalgar, el viajar y el mudar de lugar recrean el ánimo. (Séneca)

Luis Ricardo dijo...

Si el mar es azul cielo y el cielo es color arena y la arena es blanca; quizá no han perdido encanto, quizá te volviste daltónica nomás.

cineto dijo...

Que bueno eso de tener pies funcionales.

Cosas peculiares estan sucediendo en este blog. O en mi imaginacion. Juro que vi un post del conejo nada-platicador. Y ya no esta.

YO...quién más! dijo...

Ah qué los pies, mientras no se detengan, nada está perdido.

Casiopea

exquisita criatura dijo...

ay manita... cuídate del cuello no te vaya a dar un torzón. eso de andar nomás viendo los pies... te va a hacer daño.

bueno yo no puedo ver mis zapatos cuando los traigo puestos.

soy copa-davis.

l. j. dijo...

eso (imaginar, digo) y el próximo viaje en puertas al único y verdadero foco volador. ¿¿ya empacastesss??

Gaby dijo...

Yo ya no veo mis pies, a menos que sean pies de limón y así.

Mal chiste, la última vez que me afeité me desgracié el tobillo y sangré mucho. Ahora lo hago sentada en la terraza con un balde.

Erick dijo...

Toda la vida me ha fascinado el movimiento de los pies y creo que sólo se conoce un sitio cuando se ha andado descalzo por él. Me encantó tu reflexión.