domingo, mayo 13, 2007

¿Es usted idiota o algo?

A Carito
A Rosángela
A Pirer
A mí

Una vez en el cine, por escuchar ruiditos de envoltura de comida, volteé con quien estaba a mi lado y le dije "¿qué comen? Dame", a lo que atentamente me respondió sacándose un chicle de la boca y presionándolo en la palma de mi mano. "Guacala", pensé, "pero eso me saco". ¿Por qué después de 10 años de conocerlo espero recibir ante tal oportunidad una luneta o un pandita y no algo moquiento o baboso, como pasó, había pasado antes y seguro volverá a pasar?

Es como en la vida misma. No es muy difícil conocer a las personas, pero insistimos en ver en ellas sólo lo que queremos, nos obstinamos en esperar, siendo que bastaría un "apenas", un "no quiero" para empezar de otra manera el día. Pero ahí vamos a pedir y, nunca falla, recibimos justo lo que no queríamos, aunque sabíamos desde el primer momento que sería.

Como de lo malo, lo peor, el defecto de poner las esperanzas donde no servirán no sólo es hacia el otro, sino también hacia uno mismo.

El otro día, ante algo que nadie quería hacer, pero alguno tenía que, alguien me jugó en un piedra, papel o tijera la decisión. Yo gané. "No se vale. Yo siempre pierdo en esto", alegó. Entonces, ¿por qué, sabiéndolo, aceptó mi (maduro y por demás civilizado) método para resolver el conflicto? "A ver si esta vez sí", supongo. "Va la buena, va la buena", pero no. A decir verdad, yo lo hubiera hecho igual. Lo hago todo el tiempo (y siempre es no).

Y así habemos quienes nos pasamos la vida extendiendo la mano para recibir algo sucio, feo o masticado (un chicle o un corazón) y jugándonoslo todo en un piedra papel o tijera predestinado a perder...

Bueno, ¿es usted idiota o qué?

12 comentarios:

Erick dijo...

Creo que yo sí soy idiota, siempre me ponen en la mano un corazón jodido... Pero no dejo de intentar...

yo soy la mari* dijo...

Me declaro idiota. Pero, ¿estamos en un planeta poblado por idiotas? Hay pocos, muy pocos emocionalmente maduros que ya no estiran la mano y que no se la juegan. Son pocos, neta.

Aldebarán dijo...

Sí es idiotez, pero se trata de la última esperanza, no ves que dicen que es lo que muere al último?
Además, la idiotez viene en el paquete humano, no es de "la tomas o no", es: "aquí tiene su dotación de idiotez, señor".

isis dijo...

Y que te contesta: "algo".

Duh.

ÍO dijo...

'che impecable (con todo el respeto que me merece) pq escribes tan bien?...

neta que que envidia...

Anónimo dijo...

El individuo que estaba al lado tuyo en el cine... ¿personalidades múltiples?: ¿qué comen? Dame...

Y eso de que sea fácil conocer a las personas... No lo creo tan cierto. Muchos siguen (seguimos) el consejo de Pessoa:

CONSELHO

Fernando Pessoa


Cerca de grandes muros quem te sonhas.
Depois, onde é visível o jardim
Através do portão de grade dada,
Põe quantas flores são as mais risonhas,
Para que te conheçam só assim.
Onde ninguém o vir não ponhas nada.

Faz canteiros como os que outros tem,
Onde os olhares possam entrever
O teu jardim como lho vais mostrar.
Mas onde es teu, e nunca o vê ninguém,
Deixa as flores que vem do chão crescer
E deixa as ervas naturais medrar.

Faz de ti um duplo ser guardado;
E que ninguém, que veja e fite, possa
Saber mais que um jardim de quem tu es -
Um jardim ostensivo e reservado,
Por trás do qual a flor nativa roça
A erva tão pobre que nem tu a vês...

Luis Ricardo dijo...

Si recibieras cada vez una luneta o un pandita, te imaginas qué mundo sería ese.

Complot dijo...

Idiota, si, y sujetillo de indias de mi ambicioso alquimista utopico.

Las posibilidades son mi felicidad.

Sólo Soy Un Ojo dijo...

Yo desde que me inicié en esto de los bajos mundos blogueros pensé que el día que alguien me dedicara un post lo primero que iba a hacer era caminar con las manos y una vez pasada la euforia escribiría el comentario más elocuente y grandioso nunca antes datado. Sin embargo ahora que es una realidad de entrada me doy cuenta que no me puedo parar de cabeza y segundo, no sé que comentar.

…Yo antes pensaba que me había quedado en la etapa sensomotriz (por la cuestión de la permanencia), ahora creo que me quedé en la etapa de espera de un pandita de limón; en resumen: si estamos idiotas (digo estamos para no sentirme tan sola en esto)


(tenias razón, aun sigues en la batalla...grrr)

Andrómeda dijo...

Erick, creo que todos somos. Quizá no hay corazones no jodidos, oh, el drama.

Tú eres la mari*, estamos en ese planeta, ni más ni menos, y esos pocos deben estar escondidos, dicen que se van a las montañas, como los leprosos.

Eric, je, ¿viste tu participación involuntaria en este post? Ash, yo preferiría que me hubieran dotado de más trasero y menos idiotez, pero bueh.

Ishish, jajaja, "una cosa".

Ío, es que no tengo otra cosa qué hacer, jo. Y gracias.

Anómino, eits, no personalidades múltiples, pero amigos imaginarios o delirio de persecución "¿qué comen ustedes todos los del cine que sólo a mí no me invitan?".

Luisric, sería un mundo donde fuera diabética, pero ps.

Compló, he llegado a la brillante conclusión que sería mucho más chido que las felicidades fueran nuestra posibilidad.

Ojo, ash, sí, fue muy poco festejada mi dedicatoria. Sí somos y estamos bastante babosonas, pero al menos nos acompañamos. Y ya estoy más fuera de la batalla que nunca. Me retiré invicta, yeah!

Arón dijo...

Sospecho que el del cine fui yo, ¿si?... ya no me acuerdo.

Si sí gracias por acordarte de mí, quedo arreglado que no hayas ido a mis festejos de cumpleaños.

Seraphim dijo...

Un pandita !! ( y recién decía en un post más reciente no ser simple... )