jueves, junio 28, 2007

"El Juego" (es como nombre de película pitera de terror)

A la salud de la Gato, ea.

1.

Como a los 6 años me gustaba un guey que se llamaba Fumaro y que vivía en un ranchito al que íbamos siempre en vacaciones. Mis papás no me dejaban juntarme con él por piojoso (no despectiva, sino literalmente), y como ya tenía edad suficiente (15 o 16), pronto dejó el pueblo bananero (no despectiva, sino literalmente) para cruzar el border en busca de la dolariza. Nuestro amor no pudo ser, pero cumplió su misión al convertirse en el primer gran drama de mi vida e involucrar a alguien de nombre Fumaro, inaugurandose así la tragedia de mi desgracia (pobre pobre mi desgracia) que, marcada como quedó, siempre sería muy pero muy poco seria.

2.

Una vez fui a Pare de Sufrir.

Estem, no, no paré de sufrir.

3.

Desde hace tiempo llegué a esa edad en la que compré la idea de que los teléfonos sirven sólo para recados y emergencias, de ahí que pasados unos minutos de conversación telefónica me comienzo a angustiar. Sé de las distancias y las imposibilidades, pero no importando cuánto quiera, extrañe, o cualquier otro efecto de la necesidad, a la persona con la que hablo, invariablemente antes del primer quinto de hora ya estoy pensando "¿y qué? ¿como cuándo vamos a colgar?"

4.

Aunque mi mamá asegure que dormir 19 horas continuas es una enfermedad y no un talento, yo digo que sí lo es. Tal vez no me lleve a la tele ni me dé fama mundial como ese señor que se mete a la boca 200 popotes o tres pelotas de beisbol, pero me enorgullezco de lo mío y, lo que es más, seguro que lo paso mucho mejor. Visto así, ¿quién ganó?

5.

Creo que hay duendes en mi cuarto. Algunas noches, cuando los escucho, pienso que es mejor tenerlos contentos ayudándolos en su labor de revolver, esconder y perder mis cosas, así que les prendo la luz. No es por miedo, no, es para verte mejor y un puro acto de solidaridad.

6.

Toda mi fe en la superioridad de la civilización sobre la barbarie se rompe mientras siento los pedacitos todavía calientes de nosequésea cayéndome encima al presenciar un espectáculo de pirotecnia. Es como escupir para arriba, pero con fuego. Nunca aprenderán.

7.

Cuando por algo le digo a alguien que hay miles, millones de cosas peores que la muerte del otro cercano, no hay mayor fastidio que me salgan con el argumento babosón de "lo dices porque nunca se te ha muerto alguien a quien quieras". Qué saben de mis muertes y qué saben de mis amores. Es que es una desvergüenza eso de justificar la fealdad, la inutilidad de la propia vida en una muerte ajena. Valen más otras cosas. Hay mucho mejor que tener vagamente a un vivo y mucho peor que verlo morirse. No me pesa la ausencia irremediable; me queda el amor donde yo me lo quiera poner (aún donde no lo vean los del argumento babosón) y hay campo suficiente para admitir que a mí no estorba un cadáver más.

8.

Para ella, para Graciela, así como la muerte es menos, admirar es mucho más que amar.

13 comentarios:

ÍO dijo...

Y una vez más, me quito el sombrero.
Especialmente por la mera mera última aseveración.

Salud.

Coffee Girl dijo...

"admirar es mucho más que amar" ABSOLUTAMENTE DE ACUERDO. En algún "diario" lo escribí exactamente así y lo sostengo y como siempre: ENORME post, Graciela.

Un abrazo!

cineto dijo...

tsss.. este post hizo que el meme ese mereciece existir.

Gilmar Ayala dijo...

Andrómeda, llevó ya varios meses leyendo tu blog. Destaco lo siguiente: eres consistente con tu prosa, siempre hay rasgos de pulcritud y certeza. ¡Enhorabuena por ello! No obstante, hay algo que me gusta bastante cuando te leo: la sorpresa, sagacidad y genialidad de tus finales...

Toda mi fe en la superioridad de la civilización sobre la barbarie se rompe mientras siento los pedacitos todavía calientes de nosequésea cayéndome encima al presenciar un espectáculo de pirotecnia. Es como escupir para arriba, pero con fuego. Nunca aprenderán.

Tonto Simón dijo...

buenísimo. Me impactó lo de "Fumaro", aparte de piojoso se traía locas a las señoritas cambiándose el nombre, estoy casi seguro que en EEUU se llamaba Smokey.

ÍO dijo...

Felíz cumpleaños piñata (usté dixit) quesque el queso y quesque los gramos y no sé que...

pero igual, quien como usté, llegar a esta edad con el drama intacto y una prosa perfecta.

l. j. dijo...

no pus tal cual: has levantado el honor de los memes.

en cuanto a la otra meme: dormir 19 horas es un gran talento MENOS en el domingo post-tu-cumpleaños cuando quiero llevarte a desayunar waffles a una de esas típicas wafflerias guadalajarenses.

ya despiertaaaaaaaaaa!!!!!!!

tengo hambre

Aldebarán dijo...

Ah que cosas, que bonito juego.


...No porque llega tarde...


Yo también tengo mal armado todo, el punto es que yo si le muevo.

Erick dijo...

Wooow, el tres el seis y el siete mis favoritos absolutos! La reflexión sobre justificación, sobre desconocimiento de dolores ajenos. Caray! Te admiro!

Otra dijo...

Señora que pregunta- Oye, nena, ¿qué vas a ser cuando seas grande?
Graciela amarga- Mire, para empezar no me diga "nena", y nada, cuando sea grande no voy a ser nada porque me voy a morir a los 25.
S- ¿Y vas a casarte?
G- ¿Yo? ¡Ni madres! ¿Qué no escuchó que me voy a morir a los 25? Ya parece que voy a gastar mis últimos 3 años así. Además ¿eso a usted qué carajos le importa? y ¿por qué me está haciendo estas preguntas pendejas?

¿Dónde quedó la dulzura, la candidez, la inocencia? ¿Quién se las llevó? ¿Quién? ¿Quién? ¿Quién fue?

Andrómeda dijo...

Jajaja, ya no me acordaba de eso. Si yo estaba predestinada a morirme, pero ash, maldito día de la marmota. No puedo salir.

3 años, vive Dios. Tenía 22. ¡22! Estaba en la amorosa escuela y tenía el trabajo más espantoso del universo y pensaba que me iba a morir a los 25. No me preguntes cómo pasa el tiempo.

Por todo lo demás, gracias: por los dichos bonitos y amables y por la felicitación de Ío.

Dato curioso: por supuesto no me desperté a tiempo para los waffles. La historia de mi vida.

bandala dijo...

Mmmm...¿de verdad hay wafflerías en Guadalajara?
¡Quiero ir a una! ¡Exijo conocer una!

Quires Servicio Chaparrito? dijo...

Changos, creí que yo tenía el record de dormir más horas seguidas con 18 enteritas, pero al parecer usted me ha ganado, me quito el sombrero.