miércoles, agosto 08, 2007

Uno de mí (post utilitario con muchas iniciales)

De entrada, cuando S me preguntó si J ya había hablado conmigo sobre los cambios de horas y días no tuve tiempo para pensar qué contestar o cómo matizar mi respuesta para que no fuera un no tan no, así que mi no fue rotundo y S pensó que cuánta irresponsabilidad-desidia-nosesabequé de J por no haberme dicho aún. Pobre, le llueve sobre su milpita de mala fama. Y es que no, J no había hablado conmigo, pero habría que haberlo justificado ante S con la razón de que J nunca me ve, pues las dos horas que coinciden en nuestros horarios son justo las dos horas que yo llego tarde día con día y que día con día pienso que no-lo-vuelvo-a-hacer. Habría que haber disculpado a J, pero tampoco era cosa de evidenciar mis faltas así nomás. Si a alguien hay que salvar, yo siempre me voy a escoger a mí.

A veces pienso, claro, que debería hacer algo con ese desorden de la minuitaria, que 10 o 15 minutos sí son tarde, y bueno, pero dos, tres horas son un abuso. De verdad que lo pienso, pero después, pronto, me da tristeza la idea de que si me deshago de eso me desharía también de gran parte de lo que soy. Es mucho más largo y aburrido (más) de explicar pero, bah, debería tener otra gracia personalizadora mejor que la impuntualidad.

Pasan cosas horribles con esto y, peor, nadie se da cuenta cómo sufro y en qué medida mi vida es una tragedia con delay. Por ejemplo, el lunes había quedado de ver a L a las 9 porque se iba; a la 1 la llamé (perdón L) para decirle que ya voy, pero ella me dijo que ya me voy y yo me quedé con su libro, mucha pena y más tristeza, porque deporsí hay tan poca gente maravillosa y a la que me encuentro la dejo ir así nomás, sin su libro y sin despedidas dramáticas, como deben ser las despedidas de la gente maravillosa. Pttttr yo.

Una complicación es esa, si cambiarme por otra o quedarme de malas, pero esto ya es antiguo, ahora hay una nueva. Está de moda la preocupación por olvidarme de mis malos recuerdos. Ninguna memoria que se autorrespete mínimamente debería permitirse tal cosa.

Le contaba a I ya-no-me-acuerdo-qué, algo que tenía que ver con cosas de mi vida de hace mucho, y se lo contaba con emoción, esto, esto y lo demás, y de pronto me encuentro pensando (quiero decir, imaginando) que esa infancia mía fue buena, que me gustaba y que lo pasaba bien. No, qué enojo, no. Pero si yo era una niña muy sola y muy triste y muy fuera de foco; que mi contexto fuera feliz no me hacía feliz y está bien feo eso de olvidarme de mí por mirar los adornos y foquitos de alrededor. Es como ver un menú, le dije a I, en las fotos todas las comidas bonitas y brillantes, pero en la realidad son sólo sandwiches chiquitos y medio remojados. Yo no quiero recuerdos lustrosos que me engañen. Yo quiero siempre mi horrible pasado que da valor a lo que soy.

Sepan cuantos vieren (conste en el acta por si luego se me vuelve a querer olvidar): mi vida ha sido buena, fácil, a veces linda, casi hermosa, pero yo me la he pasado seriamente mal. Quede lo dicho, (brevemente, habría que especificar, pero bueh)como una caja de Pandora, con demonios funcionales que me recuerden lo malo, lo triste, lo solo, lo callado que era eso que ya de lejos se ve tan bonito, tan brilloso, cuando empiece a decir por ahí o, peor, a decirme a mí, qué bueno esto o qué lindo aquello de mi pasado. Queden los demonios de mi acardia para ir a callarme la boca, a decirme: nah, qué.


* * *

Mis favoritas eran los abanicos, no sé para qué buscabamos otras conchas si no podían haber más bellas, y recogíamos cosas hermosísimas: culebritas fosforescentes del ancho de un hilo de bordar que hacían caminitos en la arena mojada, estrellas de mar para sentir sus montones de patitas desesperadas sobre las palmas de nuestras manos, espinas de pescado que tenían un cristo en la parte interior. Una vez encontré un pulpo chiquito...

Pero el pulpo se murió en unas horas dentro del frasco de nescafé, las culebritas me daban miedo y me hacían llorar, los peces cristo se rompían fácilmente y las estrellas, todas, las pusimos en cloro, vivas, por eso de la conservación.




Mis años maravillosos. Nah, qué.

10 comentarios:

isis dijo...

Maravillosines-ines.

Atte: Estúpido y sensual Flanders transexual de occidente.

;)

Gilmar Ayala dijo...

Es como ver un menú, le dije a I, en las fotos todas las comidas bonitas y brillantes, pero en la realidad son sólo sandwiches chiquitos y medio remojados.

Vomita imagen... Ah, perdón, digo, bonita imagen...

Señora interesante dijo...

Ese gilmar ayala no entiende lo que es "el muerto y el arrimado a los tres días apestan" a nivel blogueril.
Como que ya me hartó con su opinión-colofón, ni ácido, ni chistoso, ni incisivo, sobre los sí agradables posts de la Señorita Andrómeda.
(A lo mejor este comentarín iba mejor en otro ejemplo donde fuera más evidente el metidón de cuchara del señor Gilmar; éste como que no está tan pior)

Y va el mío:
Ser impuntual es más bien una virtud, y el pulpito chiquito es

La+Ln=ii dijo...

Uh. Varios vivimos en la tragedia con delay.

Trompetista de Falopio dijo...

Tsss, ese Gilmar... tan bien que me caía y ya cayó, pero de mi gracia. Coincido con la señorita interesante: ¡atrevido apestoso! Tenga unas cachetadas: pumpumpum.
En cuanto a lo importante, Graciela, que es tu post, la neta es que sea cual sea la valoración de tus recuerdos, lo cierto es que la última parte, como relato, es hermosa.

Erick dijo...

Me enfrento a un dilema similar. Cada vez que intento explicar lo mal que me la he pasado en la vida, la gente que quiero se apresura a enumerarme circunstancias felices de mi entorno PERO QUE NO SON YO... Caray, es bien triste que no lo dejen a uno disfrutar sus malos ratos (aunque no sean ratos, sino vida).

bandala dijo...

La memoria es la única arma que tenemos contra el tiempo. Y sólo a uno como narrador de su propios recuerdos corresponde el privilegio de interpretarlos/alterarlos/retocarlos/amplificarlos/eliminarlos. Es nuestro privilegio; somos narradores, no historiadores.
Y sí, ser impuntual es elegante (y peligroso en ocasiones).

l. j. dijo...

queremos nuevos postsssssss!!!!!

ÍO dijo...

a que soy de las primeritas en ver el nuevo bló'...wow!!
que Fresa es usted señorita Impecable y Diamantina.


*muere de envidia* (yo)

que bueno que esto regresó pq ya me daba el patatús sin nada que leer y leer y volver a leer en mis tiempos de estrés en el trabajo.

Coffee Girl dijo...

REGRESASTEEEEEEE!!
Y como dijiste: CON HERMOSO TEMPLATE!

Besitos, niña!
Se te extrañó mucho!