jueves, diciembre 27, 2007

Algunas islas imaginarias que se esconden

Quisiera poder escribir todo lo que me va llenando de ganas de ponerme a llorar por cuanto se me ha quedado adentro, intacto, evadido; por todo lo que he ido perdiendo, dejando ir; por todo lo que me ha pertenecido y sin embargo he soltado porque no va bien con mi discurso el asir, y por todo lo que he querido inutilmente y sin esperanza. Quisiera poder, al menos, ponerlo todo en orden, nombrar cada cosa de una por una para poder saber siempre qué son y que están ahí; decir cuánto amor les tengo todavía a algunas personas y sus presentes que irremediablemente se han ido y cuánto lamento no haberlos salvado de convertirse en recuerdos. Quisiera tener más que palabras o al menos que éstas fueran mejores, más nuevas, menos empobrecidas de significados. Pero nada de esto tengo y me estoy acabando de querer. Lo único que me queda cuando lo pienso demasiado es la seguridad de que, adelante, me encontraré con que esto, esta tristeza imposible de decir, esta nostalgia pesada, esta soledad, era lo mejor que iba a tener, que esto era la belleza, yo no sé, no es, pero empiezo a verlo hermoso, quizá esto (eso) era la felicidad.


Emprende el viaje a Ítaca,
pero demórate lo más que puedas, haz muchas escalas
tendiendo siempre presente tu Isla, la que estás buscando.
Al final llegas a Ítaca, y ¿qué vas a descrubrir?
Que la verdadera Ítaca era el viaje.

3 comentarios:

Love doctor dijo...

1 fsssss

exquisita criatura dijo...

"Emprende el viaje a Ítaca,
pero demórate lo más que puedas, haz muchas escalas
tendiendo siempre presente tu Isla, la que estás buscando.
Al final llegas a Ítaca, y ¿qué vas a descrubrir?
Que la verdadera Ítaca era el viaje"
.
.
.
.
.....> ahora comprendo a los chicos Harley Davison.

Gabriela dijo...

mmmmmm.... chicos Harley Davidson.