sábado, marzo 21, 2009

Más margaritas

Es que la vida es (o no) como esas canciones que en algún momento escuchaste hasta el cansancio, después las perdiste y al final (pero ¿de qué? ¿de qué?) volvieron quién sabe de dónde y te cayeron en la cabeza como una esperancita ociosa pero persistente de cambiarlo todo, y justo ahora, carajo, justo cuando ya te ibas a dormir.



Esto es volver a tener 13 años y pensar que esta vez sí lo vas a hacer bien.

(matar al elefante antes de que nazca, entre al cuarto y todos comiencen a fingir que no está ahí)



Cuando en pleno 2009 es 1995 hoy, es casi imposble no pensar en cambiarlo todo para que el 2009 que vendrá no sea el 2009 de hoy. Pero al final (¿de qué? ¿de qué?) sólo queda una canción. Y ya sabes cómo termina esto: no.

7 comentarios:

Daniel M. dijo...

como dije alguna vez... de alguna forma, si pudieramos regresar el tiempo sabiendo lo que hemos hecho mal, igual la volveriamos a cagar.

Mobtomas dijo...

Imagino que esa es la manera en que vamos formando la banda sonora de nuestra vida.

Erick dijo...

Tener trece años y pensar que esta vez todo saldrá bien. Pero nunca sale bien, porque siempre es demasiado tarde.

Chale. Tu post me malviajó bastante.

Pola dijo...

¡Tú sí conoces la expresión "el elefante en el cuarto"!! qué emoción, un día la saqué en clase, y todos pensaron que yo tomaba ácidos, :)

LuisRicardo dijo...

A los trece yo no creía que nada iba a estar bien. Acuérdate, era malestar general.

Daniel M. dijo...

Esto ya parece árbol de aguacate

vladimirvl dijo...

Mejor dicho el soundtrack muchas veces va formando nuestra vida...
siempre es demasiado tarde, pero no importa si la memoria aun funciona, bueno..si no funciona no importaria nada...
en fin, ya me pusiste a pensar...jaja y si no t eimporta andare por ahi husmeando

Salud-os