jueves, marzo 24, 2011

Post pechado


No revivió el blog, pero me da cosa que el texto de mi Pecha kucha, que me informaron que ni se entendió, se quede a arrugarse en Mis documentos. Mejor aquí, extendidito. Que el blog zombie lo cuide; si aquí sigue, que al menos sirva para esto.

Voy a enfrentar los seis minutos más largos de mi vida. Dar la cara nunca fue lo mío. Dar la voz nunca fue lo mío. Podría dar alguna otra cosa pero no mientras no tenga definido qué es lo que tengo.

Tengo, tenemos, la percepción de una ciudad en la que no pasa nada, tal vez porque sólo la hemos visto desde adentro, encontrando no más que paredes y calles por las que avanzamos sin llegar a ningún lado. Tengo que enfrentar esto, como tengo que enfrentarlo todo, y presentar algo que esté haciendo. No sé qué estoy haciendo y aún así tengo la sospecha de que puede salir mal. Por eso tengo un plan de contingencia. Tengo los tuits de Margarito para explicar lo que haya que explicar, lo que también puede ser nada.


Tengo, eso sí, algunas preguntas. Y ustedes quiénes son. O qué estoy haciendo. A nada de eso tengo respuesta, pero tengo la seguridad de que siempre hay alguien preguntándose algo. Hasta las calles.


Una amiga tomó una foto. La foto salió movida. Al fondo de la imagen tres signos de interrogación dejan en claro que hasta las calles se preguntan quién sabe qué cosas. No sé cuáles son las preguntas, pero igual hay que esperar las respuestas, porque hay que esperar algo siempre, hay que tener al menos eso.


El problema es desconocer la pregunta pero la solución es de cualquier manera esperar la respuesta, aunque no se tenga mucha vida para ello, se tiene la que queda, la suficiente.



Habría que sentarse cómodamente y en caso de tener que estar en más lugares dejar al menos una parte nuestra a esperar lo que venga. Tal vez no es tan buena idea seguir cuando la parte que se deja son las piernas, pero quién soy yo para juzgar. Sólo soy una chica que ha salido con la necedad de mantenerse entera.

Por otra parte, no estaría tan mal saber qué hacer entre las idas y las esperas. Tomar consejos, tomar consejos por la comedia; tal vez no sirvan de nada, así que pueden venir de cualquiera.


Margarito, por ejemplo. Humildad ante todo, por ejemplo. Dios no tenía Chevy ni Blackberry. Habría que escribir un libro que se llamara así y se tratara de eso. O no. Me gusta proponer cosas que posiblemente no se van a hacer y decirlas de tal forma que quede bien claro que no las voy a hacer yo, que las haga quien quiera. Habría que dejar de hacerlo o habría que seguir consejos al azar y que la vida sea lo que sea.



Hoy puede ser un día fantástico, aunque a buena hora me entero, porque ya casi se acaba. O qué bueno, porque también podría no serlo. Puede y puede no ser un día fantástico pero tampoco está uno para ponerse a hacer nada al respecto, a veces sólo pasa lo que tiene que pasar: el tiempo.

Lo que pasa es el tiempo que son minutos que son horas que son días que son meses y así en adelante y todos juntos son bien montoneros. Qué miedo. Yo no quiero tener miles de años aunque nunca llegue a ser un iluminado. Yo no quiero tener miles de años.



Hasta aquí, gracias, me quedo con esto. O no. No quiero realmente quedarme con esto pero tampoco quiero seguir avanzando para descubrir que adonde me estaba dirigiendo era a lo alto de un edificio que está por caerse. Y que seguramente se caerá cuando llegue. Sí quiero irme de aquí, pero no quiero ir allá adonde voy a terminar cayéndome.


Para qué tanto. Aquí me quedo mientras se pueda y acepto las cosas como son. Con su baba, su ojo hinchado, lagaña y greñuda un poco. Creo que Margarito se refiere a la vida. Cómo se espera que alguien quiera seguir cuando en el lugar donde está lo que tiene es a un midget hablándole de la vida.



Aunque tampoco estaría mal ir a ver qué más hay. Definir qué es eso que se ve a lo lejos por el hueco que dejó todo lo que se ha ido rompiendo. Habría que ir a ver qué más hay, habría que hacerlo, como se hace casi todo, nomás por hacerlo. Tal vez haya más de lo mismo. Tal vez algo peor o tal vez algo mejor, porque por qué no.


Por decir una posibilidad de algo mejor: un perro. No estoy segura de qué sea metáfora el perro, no sé por qué estoy hablando de un perro, pero qué sí se, el caso es que ya se vio involucrado uno y ahora hay que amarlo y amar a sus pulgas. Hay que amar hasta a las pulgas, carajo, tal vez nunca debimos involucrar un perro.



Todo mal. Soy el payaso y te cargo si quiero. O no, no es verdad, no es tan verdad, todo no, al menos no todo mal. Pero voy a seguir defendiendo mi legítimo derecho a quejarme cuanto puedo. Lo hago por la comedia, y cuando es necesario me retracto de ello. Las pulgas no están tan mal, sí habría que amarlas si se ama al perro, pobrecitas, tienen sus propios problemas.



Una pulga es una pulga es una pulga pero no hay que minimizarlas por eso. Son como todos. También se confunden, escuchan aquel estruendo y creen que son ellas las que ladrán, quizá incluso creen que son el perro.



Todos nos confundimos, todos no sabemos ni qué. Las pulgas creen que son el perro, el perro cree que es la casa en la que se refugia, la casa cree que es un hombre y quiere ir a lugares pero no puede. La casa no es hombre pero es como algunas personas que no van a ningún lado, como si fueran parte del suelo.



La casa se queda ahí “viendo algo”. Tal vez uno es la casa. Tal vez ir a lugares está sobrevalorado. Tal vez no está tan mal seguir en Guadalajara y ver algo. Ver lo que sea. Ver hacia todos lados como si se estuviera siempre a punto de cruzar una calle, nunca se sabe cuándo o de dónde puede venir la calamidad o caerte un piano en la cabeza. No me ha pasado ni he sabido de nadie en tal situación, pero espero que la televisión no me haya estado mintiendo. El caso pues es que ya si uno tiene que quedarse, habría que quedarse, al menos, a ver algo. No es cierto que aquí no pasa nada.



Si uno se fija bien puede ver, por ejemplo, algo cercano y pensar por un momento que es una luz que nunca se apaga, aunque luego resulte ser sólo un incendio. Además un incendio en un lugar equivocado, eso pasa.

Pero otras cosas pueden verse. Cosas sorprendentes. Por ejemplo. No se me ocurre ahora ninguna, eso también pasa. A veces uno se queda en el mismo lugar como se queda sin nada. Sin tener, sin ver, sin saber ni qué.

Pero hang in there, baby.




Al menos mientras estemos aquí siempre tendremos Guadalajara y sus calles y los que se quedan y la posibilidad, en caso de encontrarlas, y a veces las encontraremos, de ver cosas sorprendentes, y mientras eso pasa, o mientras nos vamos, siempre tendremos perros, aunque nunca supe qué simbolizaba el perro, pero los tendremos y amaremos a sus pulgas y lo haremos con gusto aunque lo hagamos entre lamentos.

Por la comedia, porque no tiene sentido, porque al menos sigo, seguimos, al menos seguimos vivos.

Porque para algunos ya ni quejarse de que siguen aquí y no tienen nada es bueno.

15 comentarios:

Octopus Queque dijo...

Qué bello Post. Tú siempre ves lo que nadie ve y lo haces (escribes) tan hermoso, maldición. Por eso te quiero (L)

diamandina dijo...

<3 Pensé que nadie lo vería nunca. Yo te quiero porque siempre estás. Y por todo lo otro.

Sofía dijo...

¿Y aquí cómo se dan los favs?
Yo ni conozco Guadalajara. Y tampoco a ti pero qué bonito post.

quxetrey dijo...

Very enlightening and beneficial to someone whose been out of the circuit for a long time.

clomid

r3ivajx dijo...

El perro es lo sorprendente. Busca el perro, el más pulgoso que se pueda.

Zamara dijo...

Ojalá que en el cielo tengamos bakbery, para seguir en el chat.

diamandina dijo...

Qué bonito que pasen por aquí, camaradas. Les voy a dar dinero como agradecimiento. Pero no tengo dinero. Denme dinero para darles dinero. <3, eh.

Chrontázar dijo...

Y yo que creía que el Blog era tan 2005, snif snif.

Chrontázar dijo...

Y yo que creí que el blog este, tan tuyo, era también tan 2005.
Sí, eres aquí y eres esto también (pero los perros somos otros).

galileo dijo...

Impecable y brillante como sólo tu, Diamantina, como asomarse a un abismo y descubrir el so, todo es nada, pero la nada engendra al mundo.

Taяuмвa dijo...

Qué lástima que vine a descubrir este blog cuando se ha vuelto un zombie. Me parece grandiosa la idea de los tuits con las fotos. Soy tu fansss.

Anónimo dijo...

Qué tarde llegue como siempre. Sin embargo, sí conseguí llegar a leer esto y qué bueno.Ojalá yo escribiera así, o mejor, ojalá te pudiera leer más, así más largo,es que yo ni escribo. En 140 caracteres como que tu voz se escucha entrecortada. Así, uno pone más atención y de repente es una casa, y luego se derrumba, y luego no se quiere ir pero tampoco se quiere quedar. Ya no dejes que se arruguen tus documentos por viejitos, deja que la razón de sus arrugas sea porque ya pasaron por muchas manos. Aunque no sea gratis, pero yo qué sé, solo soy un anónimo.

Rosángela dijo...

No entiendo, bueno nunca he entendido.

..Te pasas, regresa!


(yo me entiendo, gracia)

Teoten dijo...

Me encantó tu publicación. La forma de narrar me pareció tan suave como ir caminando por pasillos de algodón. Y así te va llevando hacia ningún punto, con la filosofía de explotar una cuenta de tweeter. Bueno, es lo que me hace pensar, espero no te ofenda. En fin, sólo quiero pedirte permiso para robar una cita de tu escrito, una frace que me encantó. Y en caso de que aceptes, que me digas tabién como debo citar. ¿Como Diamandina?

Conferencista Mexicano dijo...

Muy original post. Excelente idea.

Divertido y con muy buenos consejos y lecciones.

Creo que no había interpretando la profundidad de esos Tweets jeje.

Saludos
Vicente Campos